Las Provincias

Un caso de tuberculosis obliga a activar el protocolo de prevención en la Lonja

Sala de exposiciones de la Lonja del Pescado, donde trabajaba el empleado que ha contraído tuberculosis.
Sala de exposiciones de la Lonja del Pescado, donde trabajaba el empleado que ha contraído tuberculosis. / Álex Domínguez
  • Un empleado municipal está ingresado y otros tres se están haciendo pruebas para comprobar si se han contagiado de esta enfermedad

Un posible brote de tuberculosis ha hecho saltar el protocolo sanitario en la sala de exposiciones de la antigua Lonja del Pescado y ha obligado al Ayuntamiento a tomar medidas preventivas entre los empleados públicos. Un trabajador del centro permanece ingresado en el Hospital General de Alicante y, al menos, otros tres se someterán a pruebas en el centro sanitario para comprobar si se ha producido un contagio, según ha podido conocer este diario. El Ayuntamiento asegura que no existe tal posibilidad y que la sala de exposiciones está limpia, aunque mantiene el protocolo de Prevención de Riesgos Laborales. Las mismas fuentes descartaron un brote de tuberculosis y aseguraron que no hay motivos para la alarma.

Las sospechas entre los compañeros del afectado comenzaron hace más de un mes, cuando al empleado ahora ingresado sus propios compañeros le detectaron diversos síntomas (anemia, sudores, tos...), por lo que le insistieron en que se hiciera las pruebas. Al final, este trabajador permanece ingresado desde la semana pasada en el centro sanitario tratándose de la enfermedad, según confirmaron a este periódico fuentes municipales, aunque desde CC OO aseguraron que el diagnóstico era de «infección pulmonar».

La tuberculosis es una enfermedad transmitida por una bacteria vía aérea. Es sumamente contagiosa, aunque con un tratamiento adecuado es curable. No obstante, tiene un periodo de incubación importante, durante el cual es posible contagiar a otras personas.

El origen de la infección es externo, indicaron las mismas fuentes, que descartan que pueda haber ningún foco en el espacio municipal. Por el momento, la sala permanece abierta, aunque fuentes de la Concejalía de Cultura aseguraron que actuarán «conforme dicten los protocolos sanitarios».

El Ayuntamiento tuvo conocimiento el pasado lunes de este caso y desde entonces activó el protocolo de Prevención de Riesgos Laborales, en colaboración con el área de Salud Pública de la Conselleria de Sanidad Universal. Ya ha realizado una inspección a la sala de exposiciones de la Lonja de Pescado desde el mismo momento que tuvo conocimiento, que ha resultado negativa, insistieron estas fuentes.

El resto de los trabajadores de la sala de exposiciones (que durante este tiempo ha continuado abierta) han comenzado durante esta semana a hacerse las pruebas pertinentes para conocer si también están infectados por exposición. Todavía no cuentan con los resultados definitivos, puesto que las pruebas se han realizado esta misma semana y los empleados siguen aguardando esa información.

La sección sindical de Comisiones Obreras en el Ayuntamiento se ha puesto en contacto tanto con la Jefatura de Prevención de Riesgos Laborales como con la Jefatura de Cultura, que desconocía hasta el pasado martes esta cuestión. Reclaman desde la organización sindical que el Consistorio «adapte todas las medidas necesarias y utilice todos los recursos para proteger la salud de los trabajadores», tal y como manifestó el portavoz del sindicato en el Consistorio, Sergio Casares.