Las Provincias

Marzà termina con los horarios duplicados de Religión sin justificar

  • Su departamento dice que estas «anomalías» suponen un sobrecoste de 4 millones y el PP replica que se ataca la libertad de las personas

La Conselleria de Educación adecuará las condiciones laborales y horarias de la plantilla de profesores de Religión en centros públicos de la Comunitat a la normativa vigente sobre asignaturas optativas para subsanar «anomalías». Desde el departamento dirigido por el conseller Vicent Marzà afirmaron que este área optativa presentaba en algunos casos horarios duplicados sin justificación, que suponían un gasto anual de 4 millones de euros.

«La actual legislación española establece la religión católica como una asignatura optativa para el alumnado de oferta obligatoria para los centros educativos públicos», explicaron desde Educación, y denunciaron que «la antigua administración había creado un sistema para duplicar innecesariamente las horas que se impartían».

La Conselleria ha decidido «aplicar una gestión eficiente y responsable de los recursos públicos, ya que la duplicidad de horas innecesaria en un mismo centro educativo suponía un gasto anual de 4 millones de euros de fondos públicos de los valencianos».

En concreto, denunció, que había aproximadamente 2.000 horas duplicadas «que resultaban innecesarias por el hecho de que los alumnos de un mismo nivel pueden concentrar la clase de religión de forma conjunta como se hace en otras optativas».

«Si por ejemplo hasta ahora había un aula de segundo de Primaria en la que 5 alumnos estudiaban Religión y otra del mismo nivel donde 10 alumnos optaban también por estudiar Religión, las dos clases se impartían por separado en el mismo centro. En el curso 2016-2017, los 15 alumnos del caso que se indica recibirán la misma clase de Religión», explicaron. Las citadas fuentes aseguraron que todos los alumnos que lo deseen tendrán la asignatura y que se dispondrá del profesorado necesario para impartirla como en cualquier otra área optativa.

Por su parte, la portavoz adjunta del grupo popular en Les Corts, María José Catalá, calificó de «falsas» las acusaciones sobre duplicación de horarios. «Se ha actuado de acuerdo con la legalidad en este tema, el problema es que Marzà tiene una obsesión enfermiza por perseguir la libertad de las personas y, concretamente, por la religión», apunto.

Catalá indicó que «con estas noticias interesadas lanzadas por Educación se está acusando a los funcionarios de la propia Conselleria, que es a quien corresponde esta tarea, de hacer una planificación educativa irregular».