Las Provincias

Un hombre se disfraza de operario para acceder a su expareja y agredirla

  • Agentes de la Policía Local detienen en Orihuela Costa al individuo, que llevaba consigo bridas, cuerdas, un cuchillo y una pistola simulada

Lo tenía todo pensado, pero no contaba con que un vecino lo viera y, afortunadamente para su víctima, diera aviso a Emergencias. La Policía Local detuvo en Orihuela Costa el lunes a un individuo de nacionalidad belga como supuesto autor de la agresión a su expareja, una mujer de 67 años residente también en el litoral oriolano. El hombre llegó hasta la vivienda de su víctima en un vehículo alquilado y accedió al portal ataviado con la ropa de un operario de productos fitosanitarios, mascarilla y gafas incluidas que dificultaban que se le reconociera. Con esa artimaña logró que su expareja le abriera la puerta y pudiera cometer la agresión que había preparado, según la investigación.

Iba pertrechado de todo lo necesario para que la cosa no quedara en un susto, y fuentes cercanas al caso sospechan de que iba dispuesto a acabar con la vida de la mujer. No en vano llevaba entre sus enseres una pistola simulada, bridas y cuerdas preparadas incluso con los nudos que se apretarían al estirarlas, así como un cuchillo de grandes dimensiones. Lo que afortunadamente no calculó fue que al acceder a la vivienda a la víctima y empezar a pegar a la mujer un vecino lo vio por la ventana de una de las habitaciones de la vivienda y avisó al 112, por lo que una patrulla policial se personó en el lugar en pocos minutos. Los agentes encontraron al hombre y a su expareja, quien en seguida indicó que había mantenido una relación sentimental con él y que la había agredido.

En una investigación conjunta con la Guardia Civil se comprobó incluso que el sujeto mostró, para poder entrar en la casa, un papel donde aparecía el nombre de la administradora de la finca y todos los datos necesarios para hacer creer a la habitante de la vivienda de la calle Ibiza que iba a realizar un tratamiento contra insectos en el interior. Nada más lograr entrar empezó a pegarle hasta llevarla a la habitación, puesto que se encontraron evidencias de la pelea en esta estancia así como algunos restos de sangre en la misma. Además los agentes actuantes comprobaron que el hombre había llegado hasta el lugar en un coche alquilado a su nombre que dejó aparcado en las cercanías. El detenido fue trasladado a dependencias de la Guardia Civil, lo mismo que el vehículo que empleó para desplazarse hasta un lugar donde los investigadores sospechan que pretendía acabar con la vida de la mujer, quien se recupera de las heridas causadas por el agresor.