La Guardia Civil busca dos coches que huyeron de la zona del incendio de Xàbia

vídeo

Los bomberos refrescan ayer una zona devorada por el fuego en La Granadella, junto a la casa de una familia. / ALEX DOMÍNGUEZ | PEDRO LÓPEZ

  • La Benemérita halla pruebas de que las llamas que han calcinado más de 800 hectáreas pudieron ser intencionadas

La Guardia Civil de Xàbia y los agentes del Seprona están centrando todos sus esfuerzos en la búsqueda de los conductores de dos vehículos (uno de ellos ranchera y de color gris y otro granate) que salieron a gran velocidad del mirador del acceso norte de la Cumbres del Sol de Benitatxell, donde el domingo se inició el devastador incendio que ha calcinado más de 800 hectáreas. El testimonio de un testigo de este fatídico momento, que acudió a esta zona nada más ver las primera llamas, ha sido determinante para que la Benemérita se decante por esta vía como «principal línea de investigación» con el fin de tratar de localizar y detener a los pirómanos que han causado los incendios de Benitatxell y Xàbia.

Fuentes de la Guardia Civil matizaron que también se trabaja en buscar pistas del pirómano en la zona de calle Atenas, en el Saladar, justo al lado de donde está instalado el Puesto de Mando Avanzado (PMA). El lugar ardió el domingo por la noche y el lunes por la tarde, mientras los medios aéreos y terrestres trataban de sofocar las llamas que arrasaron el paraje protegido de la Granadella y la zona de Cumbres del Sol.

Además, estas mismas fuentes apuntaron que se han encontrado diversas pistas a lo largo de todo el término municipal que dejan clara la evidencia de que los fuegos fueron obra de la mano del hombre como el de Bolulla, causado por una barbacoa y que ayer por la tarde ya había llegado a Bèrnia.

También a las 19.30 horas comenzaba otro fuego en el vertedero de Ramblars, en Xàbia, donde se lleva a cabo el tratamiento de los restos de jardinería y poda. La densa humareda visible desde distintas partes del municipio alertó a los vecinos de la presencia de otro fuego. De inmediato, un helicóptero, bomberos del parque de Dénia, Protección Civil, Policía Local se movilizaron para tratar de sofocar las llamas y coordinar los trabajos.

En un principio, el alcalde de Xàbia, José Chulvi, comentó que el fuego estaba en una zona en la que no existía peligro para la ciudadanía, de hecho, el fuego estaba localizado en la planta de compostaje. Fuentes del parque de bomberos confirmaron que lo tenían controlado dentro de este perímetro.

En estas zonas y Benitatxell hubo que desalojar a unas 1.400 personas que durante la jornada de ayer fueron volviendo a sus casas con la incertidumbre de lo que iban a encontrar.

Ayer, con el incendio en vías de control, los trabajos municipales se centraron en el realojo de todos los evacuados. Tal y como explicó el alcalde, José Chulvi, se ofreció el apoyo de agentes de Policía y personal de Cruz Roja y de Servicios Sociales para acompañar a los que lo necesitaran para comprobar el estado de la vivienda y situación del suministro. También se estuvo muy pendiente de personas de avanzada edad que necesitaran ayuda y trato especial. El albergue que se instaló el domingo en el IES Antoni Llidó prácticamente se desmanteló ayer (se ha dejado equipamiento para acoger 25 personas por si hubiera alguien con necesidad ) y todo el stock de alimentos, ropa y artículos de primera necesidad que había donado la población, repartido entre Cáritas, el banco de alimentos de Cruz Roja, el centro de Día y el Asilo.

En este sentido, el alcalde quiso agradecer la gran movilización ciudadana, que se volcó con las víctimas del fuego y con los profesionales que han trabajado en la extinción, que durante los tres días de fuego han sido abastecidos de comida, refrescos, dulces y todo lo necesario gracias a las muchas donaciones de particulares y empresas, como restaurantes o supermercados.

Chulvi recordó que la Granadella es un Parque Forestal protegido y que esta seguirá siendo su catalogación. Es más, la consellera de Medio Ambiente, Elena Cebrián, que estuvo ayer en Xàbia, ha comprometido la ayuda del gobierno autonómico para su regeneración y su conversión en un bosque más resistente a posibles nuevos fuegos.