Las Provincias

Educación quiere prorrogar la selectividad un año más

  • La Conselleria busca el apoyo de otras autonomías para recurrir de forma conjunta las reválidas de la Lomce

La Conselleria de Educación se está coordinando con el resto de autonomías para acordar una reunión para tratar las actuaciones a emprender frente a las evaluaciones finales previstas en la Lomce de forma conjunta. Su intención es recurrir el decreto del 29 de julio que da luz verde a las reválidas para los alumnos de 4º de ESO y 2º de Bachillerato para este curso y pedir que las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) se prorroguen un año más para los alumnos de Bachillerato.

Así lo avanzó ayer el secretario autonómico de Educación e Investigación, Miquel Soler, tras salir al encuentro de la Plataforma en Defensa de l'Ensenyament Públic, a cuyos representantes ha recibido después de que se concentraran a las puertas de la Conselleria para reclamar «más participación» en las políticas educativas que se están desarrollando, así como un acuerdo de legislatura, con objetivos, plazos y presupuesto.

Ambos coincidieron en su rechazo a las reválidas del Ministerio. La Plataforma está en contacto con las organizaciones de ámbito estatal para acordar las primeras movilizaciones en contra, que podrían ser en octubre, avanzó su portavoz, Marius Fullana, que no descartó la posibilidad de una huelga convocada por alumnado, profesorado y Ampas. Por su parte, Soler se mostró «muy preocupado» por la situación de los alumnos, ya que aunque la reválida de 4º de ESO no tiene efectos académicos este año, la de 2º de Bachillerato sí que será necesaria para acceder a la universidad.

El secretario autonómico lamentó que «los alumnos han cursado ya 1º Bachillerato sin saber cómo va a ser la prueba». «Es una barbaridad» que deja a los estudiantes en una «situación de indefensión», alertó. No obstante, Soler quiso transmitir un mensaje de «tranquilidad» a los alumnos, a quienes garantizó que «la Conselleria estará a su lado» y hará «todo lo posible» para sacarles de esta situación.

Por su parte, el conseller Vicent Marzà apuntó que desde la Conselleria se ha hablado con los directores de los centros para que comiencen el curso aplicando el decreto del Ministerio y, «a medida que avancen las negociaciones y si el ministro nos recibe a los diferentes territorios, daremos una solución y una adaptación, pero lo que queremos es que nuestros estudiantes puedan acceder a la universidad sin ningún tipo de discriminación, y claramente a las universidades públicas de nuestro territorio». Lamentó que el ministro, Íñigo Méndez de Vigo, «está en funciones para lo que quiere, y debe dejar funcionar a los que estamos trabajando».

Contra el plan asistencial

Por otra parte, los servicios jurídicos del Consejo de Enfermería de la Comunitat estudia impugnar la resolución del Consell con las instrucciones y orientaciones de atención sanitaria específica en centros educativos. Según el Cecova, «la atención sanitaria de los alumnos de los centros escolares recae en el personal docente en vez de en personal sanitario perfectamente capacitado y cualificado para ello como es el personal de enfermería».