Las Provincias

El aumento de la reserva no trasvasable puede agravar la situación si no llueve

La Junta de Gobierno del Sindicato de Regantes del Trasvase (Scrats) estuvo reunida ayer aguardando la llamada de la directora general del Agua para autorizar la compra de 10 hectómetros netos a Estremera y La Poveda. El vicepresidente del Scrats, José Antonio Andújar, comentó que se trata de «una miseria», aunque les ayudará a salvar este mes. «Parece que la cesión va a ser inmediata, pero necesitamos que nos digan que podemos hacer el reparto». Consideró «poco respetuoso» que el Ministerio haya tardado tanto tiempo en autorizar esta operación, «cuando antes se decidía en dos días». Recordó que en situaciones excepcionales las comunidades de regantes «siempre han hecho un reparto solidario» del agua disponible entre las distintas zonas.

Con unas temperaturas desacostumbradas en septiembre, los embalses del Segura almacenan 297 hectómetros, diez menos que la semana pasada. La cuenca del Tajo dispone de 6.078 hectómetros (55,2%) y los embalses de cabecera 468 (el pasado pasado tenían 350).

A menos que cambie el ciclo y que llueva el próximo otoño, la situación se puede complicar todavía más para la cuenca del Segura, ya que la reserva no trasvasable en Entrepeñas y Buendía aumentará a los 368 hectómetros de forma automática el 1 de enero de 2017, según el Memorándum, lo cual reducirá la garantía de excedentes. Es otro elemento que está evaluando el Ministerio en vistas del calendario de desembalses.