Las Provincias

Foto de familia en la presentación del anteproyecto de la ley.
Foto de familia en la presentación del anteproyecto de la ley. / GVA

Una ley asegura la gratuidad de los tratamientos a las personas transgénero

  • La vicepresidenta del Gobierno valenciano Mónica Oltra considera que la futura ley servirá para lograr una sociedad que contemple la diversidad "como un valor y no como una amenaza"

El anteproyecto de ley valenciana de reconocimiento del derecho a la identidad y expresión de género asegura la gratuidad de los tratamientos médicos necesarios para las personas transgénero y recoge el derecho al reconocimiento de su identidad sin necesidad de prueba psicológica o médica.

La vicepresidenta del Gobierno valenciano y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, ha manifestado hoy, en la presentación del anteproyecto, que la futura ley servirá para lograr una sociedad que contemple la diversidad "como un valor y no como una amenaza".

Según Oltra, esta ley abre "un camino de cambio que habla de derechos y de libertades, y seguro que a quien moleste no lo ha entendido, o vive o quiere vivir, en otra época".

La vicepresidenta ha destacado, entre los hitos del proyecto normativo, que supone una despatologización de la transexualidad, en la medida en que esta ya no será considerada como trastorno, sino como una expresión más de la diversidad humana.

"La diversidad, la orientación o la expresión de género no son ninguna enfermedad, sino la capacidad del ser humano de decidir por si mismo", ha recalcado.

La opresión contra este colectivo, al igual que cualquier tipo de "violencias sociales dirigidas hacia las personas que no se adaptan a unos roles construidos socialmente", implica "una opresión hacia toda la sociedad", ha advertido.

El texto recoge, entre otras cuestiones, el derecho al reconocimiento de la identidad de género de las personas transexuales, libremente manifestada, sin la necesidad de prueba psicológica o médica.

Además, plantea la posibilidad de conceder la documentación administrativa necesaria adecuada a su identidad dentro de las competencias autonómicas, con el objetivo de favorecer una mejor integración y evitar situaciones de sufrimiento por exposición pública o discriminación.

En el ámbito sanitario, el anteproyecto de ley garantiza a los menores transgénero el acceso a tratamientos de bloqueo hormonal al inicio de la pubertad y al tratamiento hormonal cruzado en el momento adecuado de la pubertad para favorecer que su desarrollo corporal se corresponda con el de las personas de su edad. También tendrán de un plan de seguimiento y asesoramiento psicológico.

La terapia sexológica, farmacológica y hormonal en el proceso de tránsito hacia el género sentido, así como apoyo psicológico durante las fases de hormonación y cirugías, están reflejados en el anteproyecto de ley.

En su articulado, además, incluye los tratamientos quirúrgicos de cirugía de exéresis de mama y genitales, y reconstructiva de genitales y otros tratamientos médicos y quirúrgicos requeridos para la modificación corporal, que aseguren su congruencia con la identidad de género de las personas.

En el terreno educativo, los centros deberán garantizar que la documentación administrativa de exposición pública, como las listas de clase o la información publicada en los tablones de anuncios, recojan la identidad de género escogida por el alumnado, siempre con el consentimiento de sus madres, padres o tutores legales.

El protocolo establece además que se respetará la imagen física, así como la libre elección de la indumentaria del alumnado, el acceso y el uso de las instalaciones del centro de acuerdo con la identidad de género sentida, incluyendo los lavabos y los vestuarios, y que la comunidad educativa del centro se dirija a las personas transgénero por el nombre que hayan elegido.

En el terreno laboral, se establece la incorporación de este colectivo junto a aquellos que tienen mayor dificultad para acceder a un empleo, en cuanto a medidas de formación, orientación e inserción laboral.