Las Provincias

Los feriantes consideran que pueden estar más de 4 meses en el mismo sitio

  • Mantienen una reunión con responsables y técnicos municipales y anuncian que presentarán su propia interpretación de la normativa autonómica

El alcalde, José Manuel Dolón, el concejal de Vía Pública, Javier Manzanares, y distintos técnicos municipales celebraron ayer una reunión de trabajo con representantes del colectivo de los feriantes que instalan de forma permanente sus atracciones en la localidad y con su representante legal. El objetivo de este encuentro era abordar la interpretación que se hace desde este colectivo de la nueva normativa autonómica en esta materia, aprobada por el anterior gobierno autonómico del Partido Popular. Los empresarios aprovecharon para anunciar que pedirán que la normativa se aplique de la forma menos perjudicial para sus intereses y no comparten que no puedan estar más de cuatro meses en el mismo sitio.

Desde que entró en vigor la citada legislación, el Decreto 143/2015, de 11 de septiembre del Consell, se han producido varias reuniones de trabajo. En esta ocasión, la primera en la que los feriantes acuden con su representante legal, se dios traslado a las autoridades municipales y a los funcionarios cómo interpretan la normativa vigente.

Sobre este punto Dolón dijo que los empresarios anunciaron que van a presentar una solicitud al Ayuntamiento en la que expondrán «los distintos argumentos que consideran válidos, para que la actual normativa se aplique en el sentido que estiman que puede ser menos perjudicial para ellos». El regidor aseguró que «tal y como hemos hecho hasta ahora, escucharemos las propuestas que nos presenten y las someteremos a la valoración de los técnicos municipales». Además, recordó que el Ayuntamiento también consultó a técnicos de la conselleria para poder aplicar la citada normativa que indica que las atracciones no pueden estar más de cuatro meses en una misma ubicación, un periodo que puede ampliarse a un máximo de seis meses. Este requisito se establece en el cómputo de un año, periodo con el que discrepa el representante legal de los feriantes.