Las Provincias

Más de 600 alegaciones intentan tumbar la nueva planta de residuos de Fontcalent

fotogalería

Los vecinos y el portavoz socialista presentan las alegaciones. / Joaquín P. Reina

  • PSOE, EU, ecologistas y vecinos creen que no se garantiza el control del ruido y del olor y que el expediente contiene irregularidades

La macroplanta de fabricación de abonos orgánicos, reciclado de residuos de construcción y vertedero que una empresa prevé construir en 32 hectáreas de terreno en la zona de Fontcalent ha puesto en pie de guerra a varios colectivos, que ayer presentaron sus alegaciones al proyecto par tratar de tumbarlo.

Ecologistas en Acción, el PSOE alicantino y los vecinos de las partidas más cercanas al terreno presentaron ayer más de 600 escritos (632 solo de los vecinos) con las mismas 10 argumentaciones en contra de este proyecto, que en estos momentos se encuentra en exposición pública para la concesión, por parte del Ayuntamiento, de la licencia ambiental.

En primer lugar, entienden que dicha licencia no es la correcta, ya que el proyecto requiere de la tramitación de una solicitud de Autorización Ambiental Integrada (AAI), mucho más compleja, por parte del Consell, que concedió la Declaración de Interés Comunitario al proyecto en agosto de 2013. «Las operaciones de valorización y eliminación de residuos han de contar con una autorización de la Conselleria competente en Medio Ambiente, según la ley de residuos de la Comunidad Valenciana», señalan.

También consideran que los límites de los niveles sonoros que se imponen son los que proceden de la ley de Protección contra la Contaminación Acústica, cuando existen unos límites más estrictos en la Normativa Urbanística del Plan General y en una Ordenanza Municipal del Ayuntamiento de Alicante.

Llaman la atención, por otro lado, sobre la falta de análisis de la existencia de residuos peligrosos y por tanto, sobre la ausencia de objetivos de gestión de esos residuos con indicación de su destino final.

Entienden, asimismo, que tampoco se cumple con el Real Decreto que regula la eliminación de residuos mediante depósito en vertedero, la ley de residuos y suelos contaminados, ni los criterios de admisión de residuos establecidos. Se incluyen residuos orgánicos, que la ley establece claramente que son competencia de los consorcios y no deben ir a parar a instalaciones privadas. No se especifica tampoco el origen de los residuos a tratar.

Otras alegaciones hacen referencia a la inexistencia de los preceptivos informes de la Confederación Hidrográfica del Júcar y del Instituto Geológico y Minero (IGME) en referencia a los impactos sobre el Dominio Público Hidráulico y afecciones a las aguas subterráneas.

Alegan, además, que la planta podría generar olores, dado que no se garantiza el compostaje en naves cerradas con atmósfera controlada y la instalación de biofiltros, problemas que ya afectan a esta zona por la presencia del vertedero de Alicante, según criticaron ayer los vecinos.

Finalmente, entienden que la tramitación de la Declaración de Interés Comunitario (DIC) fue «irregular» y susceptible de impugnación indirecta, dado que su tramitación se prolongó del año 2000 al 2013, un tiempo excesivamente largo en el que se tendría que haber declarado caducada. El grupo municipal socialista anunció, además, que presentará al Pleno una moción para pedir que se declare Fontcalent zona saturada de recepción de residuos.

Por su parte, el grupo municipal de EU presentó sus propias alegaciones, con contenido similar pero resumido en tres puntos, en los que hace referencia a la saturación de la zona, la afección medioambiental y la necesidad de tramitar la AAI.