Las Provincias

Alicante acepta negociar el trasvase sin renunciar a la toma de Cortes de Pallás

fotogalería

Luisa Pastor, en el centro, conversa con algunos miembros de la Mesa del Agua. / Alex Domínguez

  • La Mesa del Agua apoya los contactos con los regantes del Júcar y Luisa Pastor resalta el compromiso del Gobierno de cerrar un acuerdo antes de que acabe el año

Las administraciones, regantes y expertos que forman parte de la Mesa Provincial del Agua expresaron ayer el apoyo a la negociación entre los regantes del Vinalopó y Júcar para el trasvase de agua, sin renunciar a la toma de Cortes de Pallás. Los representantes de los regantes alicantinos Andrés Martínez y Ángel Urbina destacaron la importancia de las actuales negociaciones y que el agua que llegue vía Canales del Taibilla.

Por su parte, el rector emérito de la Universidad de Alicante y experto en agua Antonio Gil-Olcina recordó que no es la primera vez que llega agua desde Alarcón a la Marina Baixa y que, por lo tanto, es factible. Sin embargo, prosiguió que para esta propuesta «no hacía falta gastar los 400 millones que cuentan con financiación europea» correspondientes al Júcar-Vinalopó. En cualquier caso, Gil-Olcina manifestó que «hay que hacer Cortes de Pallás» puesto que el envío desde el embalse de «Alarcón es un parche».

A esta sesión asistió el director general de Agua, José Alberto Comos, el portavoz de la comisión técnica, Antonio Gil Olcina, y el resto de representantes de la misma.

En representación de los regantes asistieron Andrés Martínez, José Antonio Andújar, Eladio Aniorte, Manuel Serrano, Ángel Urbina, Jesús Abadía y Francisco Santiago.

La Mesa reunió, además, al responsable de Ciclo Hídrico de la Diputación de Alicante, Juan Molina, los diputados de Medio Ambiente y Turismo Javier Sendra y Joaquín Albaladejo, respectivamente, los representantes del grupo socialista, David Cerdán, el alcalde de Villena, el ecologista Francisco Esquembre, y concejales de Alicante y Torrevieja y representantes de la Cámara de Comercio y Coepa.

Ante todos ellos, la presidenta de la Mesa y de la Diputación, Luisa Pastor, trasladó el compromiso del secretario de Estado de Medio Rural y Agua, Federico Ramos, de mediar para que los regantes alicantinos y valencianos puedan llegar a un acuerdo antes de que finalice el año que permita trasvasar 12 hectómetros cúbicos desde Alarcón.

Pastor anunció que si no se llega a un acuerdo, el Gobierno de España tendrá que actuar como corresponde en estos casos porque el agua es un bien de todos y si existe una necesidad y una posibilidad contrastada de que esa agua no daña a nadie, debe garantizar el trasvase.

Pastor informó de que el objetivo a corto plazo es facilitar el consenso y el acuerdo. En su momento, el Ministerio de Medio Ambiente se comprometió a invertir hasta 50 millones de euros en la modernización de regadíos en la ribera valenciana. «Nosotros apoyamos esas medidas que, al fin y al cabo, mejoran los usos y consumos y permitirían tener más excedentes», dijo.

La presidenta de la Diputación de Alicante aseguró a los miembros de la Mesa que el Ministerio ha comprendido la gravedad de la situación que atraviesa la provincia de Alicante respecto a la falta de agua, especialmente las comarcas de L'Alacantí, el Vinalopó y la Marina Baixa.

Pastor insistió en que el trasvase de estos 12 hectómetros es una necesidad imperiosa de la agricultura de la provincia, ya que contribuirían a rebajar el precio del agua para regadío procedente del azud de La Marquesa y que supone unos costes insostenibles para los agricultores.

Antes de iniciarse la reunión, Pastor a presidenta de la Diputación de Alicante, Luisa Pastor, pronosticó que antes de fin de año el Ministerio de Medio Ambiente autorizará el envío de 12 hectómetros cúbicos de agua de calidad desde el Júcar a la cuenta del Vinalopó, a través del embalse de Alarcón. Relató que ese agua desde Alarcón permitirá compensar el coste económico que supone recibir otra cantidad parecida desde el azud de La Marquesa, desde donde se produce un alto gasto energético por tener que subir el caudal desde la desembocadura (nivel del mar) hasta el interior de Alicante.

Pastor explicó que los 12 hectómetros desde Alarcón se dirigirán al consumo urbano y su pago permitirá a los agricultores compensar el gasto del agua del azud de La Marquesa ya que, en caso contrario, el coste de esta última sería «inviable». Puso de manifiesto que la agricultura de Alicante es «competitiva y no subvencionada» y que «no puede pedir menos» de esos 12 hectómetros cúbicos desde Alarcón, a través de la conducción del Tajo-Segura. «El secretario de Estado lo comprendió», aseguró Pastor , quien añadió que «todos» los estudios del Ministerio apuntan que es factible el envío y, además, sin menoscabo de los agricultores del Júcar.

En todo caso, desde el Ministerio se le explicó que lo deseable es que regantes cedentes y receptores alcancen un acuerdo y, para ello, Pastor señaló que Alicante defiende que el Ministerio destine 50 millones de euros en varias anualidades para la modernización de regadíos en la Ribera del Júcar, lo cual añadirá un ahorro en el consumo hídrico.