Las Provincias
Una mujer embarazada se realiza una ecografía. / D. TORRES

Decenas de embarazadas solicitan ayudas para sacar adelante a los bebés

  • Bienestar Social, que en los últimos años ha acogido a 33 gestantes menores de edad, otorga una media de 400 euros a mujeres en riesgo de exclusión

Decenas de embarazadas en riesgo de exclusión en la Comunitat Valenciana se han acogido a la ayuda de la Renta Garantizada de Ciudadanía para intentar facilitar su inserción social y laboral. Durante el pasado año, 106 gestantes accedieron a esta prestación que otorga la Conselleria de Bienestar Social para que no tengan que abortar por la imposibilidad de no poder sacar adelante a sus hijos. Una cifra muy superior a la de 2012 cuando fueron beneficiarias 77 gestantes.

Esta misma semana, expertos jurídicos, médicos, académicos y científicos que forman el Comité de Bioética, -un órgano consultivo que ha estudiado el anteproyecto de la ley del aborto- pedían al Gobierno la inclusión en la polémica contrarreforma de medidas «explícitas» de apoyo a las madres, especialmente «en circunstancias gravosas».

El informe de este comité ha sido elaborado a propuesta del Ministerio de Justicia y muestra que para lograr el objetivo que persigue la ley, que es la reducción de los abortos, deben contemplarse también medidas basadas en la salud, la prestación de servicios, el funcionamiento del mercado de trabajo, la vivienda y la ayuda económica. Esta semana está previsto que el Gobierno y las autonomías estudien la reforma en el ámbito sanitario.

Sobre las medidas de apoyo a mujeres sin recursos a embarazadas, desde la Conselleria de Bienestar Social explican que la Renta Garantizada de Ciudadanía, -este año la partida es de 23,6 millones, un poco más que la de 2013, que era de 23,5 millones-, es solo una de ellas. Desde 2009, el número de beneficiarias ha sido de 526 y para obtener esta prestación, la administración tiene en cuenta varios criterios: desde el nivel de ingresos de su entorno hasta las cargas familiares. La media económica que reciben está en los 400 euros al mes. En el caso de embarazadas que son menores de edad existe otro recurso específico: los centros residenciales, donde la Administración ha atendido en los últimos cuatro años a 39 adolescentes entre 13 y 18 años que esperaban un hijo y a 31 bebés.

En la Comunitat Valenciana hay tres servicios de este tipo, uno en Alicante y dos en Valencia, que ofrecen una atención integral a menores que están en guarda y/o tutela de la Generalitat. La oferta es de 22 plazas.

Otros programas

La Generalitat aprobó en 2009 la Ley de Protección a la Maternidad. Uno de sus proyectos era Más Vida -impulsado por el presidente de Les Corts, Juan Cotino, cuando era conseller del ramo-. Un proyecto que ha sido sustituido, al igual que el de Primeros Días, por el de Atención a Mujeres Embarazadas y Atención a madres con menores de tres años en situación de riesgo social. Hay que recordar que el programa Más Vida tenía como objetivo proteger la maternidad y se consideraba al neonato como al recién nacido.

Estos programas son gestionadas por entidades sin ánimo de lucro, que reciben subvenciones de la Generalitat y prestan una atención educativa, sanitaria, alimentaria, psicológica y social. La partida para este año es de 75.000 euros. Desde el departamento dirigido por la consellera Asunción Sánchez Zaplana destacan que la información sobre ayudas económicas o beneficios fiscales son las principales consultas que se reciben en el Teléfono de la Mujer Embarazada (900 854 800). Este año han tenido 147 consultas. Por su parte, el Servicio Infodona, de la Dirección General de Familia y Mujer, ha atendido en el primer trimestre a 175 gestantes o madres que se encontraban en riesgo de exclusión.