Saltar Menú de navegación

Alicante

Hemeroteca |
VALENCIA - ALICANTE - CASTELLÓN | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Comarcas

Comarcas

El pirotécnico Zamorano Caballer y Pepe Barranquí, los protagonistas de la noche
11.08.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El Castell de l'Olla, un bello espectáculo en busca de glamour
Rafael Blasco, Encarna Llinares, Armando Sala, Andrés Ripoll, Sebastián Fernández y Pepe Navarro Barranquí.
En la noche-madrugada del sábado al domingo hubo dos Castell de l'Olla. Por un lado, el protagonizado por la Cofradía del Castell -que preside Pepe Navarro Barranquí-, y el magnífico castillo de fuegos artificiales del maestro pirotécnico Miguel Zamorano Caballer. Y por el otro, la entrega del Casteller de Honor a la Caja del Mediterráneo (CAM), y la cena social presidida por el alcalde alteano, Andrés Ripoll.

Es de justicia subrayar la magnífica organización del espectáculo piro-musical, con un trabajo impagable del equipo de cofrades encabezado por su presidente, Pepe Navarro Barranquí, y el asombro producido en más de 70.000 personas por la perfecta combinación de música, sonido y colores del Castell, que cumplía 22 años desde que fue lanzado el primero de ellos con motivo de las fiestas del popular barrio alteano de San Lorenzo.

Si a lo anterior unimos la música de Haendel y Andrés Valero-Castell, interpretada por la Banda Primitiva de Liria y por Kontakte Grup de Percusió, y lo que Zamorano Caballer representa para el mundo de la pirotecnia, comprenderemos el porqué de una fama que traspasa fronteras. Fama cimentada a golpe de trabajo, de esfuerzo, de ilusión de la Cofradía del Castell de l'Olla de Altea, que se supera cada año pese a las dificultades de conseguir un presupuesto que se aproxima a los 300.000 euros.

Asimismo, hay que resaltar que cuando abordamos el aspecto social del espectáculo, encontramos una distancia abismal entre el actual gobierno municipal socialista y el popular que presidía el hoy senador Miguel Ortiz. Se busca el glamour perdido, pero no se encuentra. Desaparecieron los rostros populares, la llamada gente guapa, y también desaparecieron los políticos de primera fila que aportaban interés con su sola presencia. En esta ocasión, el conseller Rafael Blasco y su esposa, Consuelo Císcar, directora del IVAM, fueron los únicos llegados desde Valencia. Les acompañaron la subdelegada del Gobierno, Encarna Llinares, y, obviamente, el alcalde Andrés Ripoll, anfitrión de la noche junto a su grupo de gobierno, con la edil Verónica López luciendo unas galas menos espectaculares que las de su año de estreno. El vicepresidente de la CAM, Armando Sala, recibió el título de Casteller de Honor concedido a la entidad de ahorro, quien habló tras los discursos de Pepe Barranquí y del diputado de Turismo, Sebastián Fernández.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios

Noticias de Alicante y Comarcas

Ahora en Portada

Enlaces de Interes

Vocento
SarenetRSS