Saltar Menú de navegación

Alicante

Hemeroteca |
VALENCIA - ALICANTE - CASTELLÓN | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

C. Valenciana

Comunidad Valenciana
"No sabía nada de Valencia y he encontrado gente muy buena"
Florentina y Marin relatan su positiva experiencia tras llegar desde Rumanía y conseguir una rápida integración en la Comunitat
29.11.07 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Daniela Florentina y Marin se instalaron en España hace apenas medio año, pero en este tiempo han conseguido un alto grado de integración. "No sabía nada de Valencia y la verdad es que he tenido suerte porque he encontrado gente muy buena, como mi tutor de medicina", destaca esta rumana de 29 años.

Florentina Pruteanu nació en la ciudad de Buzau, en el distrito del mismo nombre al nordeste de Bucarest. Ha vivido en la capital rumana en los últimos 10 años. Allí estudió Medicina y trabajó como médico y traductora. En enero viajó a Barcelona para hacer el examen de médico interno residente (MIR). Aprobó y en abril volvió a Madrid para elegir destino.

"Tuve suerte de encontrar a personas que me ayudaron. Conocí a un valenciano por internet. Yo venía de una ciudad mucho más grande (Bucarest tiene más de 2 millones de habitantes) y quería un sitio con menos agitación", explica.

"Cuando llegué vi que era una ciudad muy tranquila y empecé con el trabajo casi inmediatamente", relata Florentina. Acaba de empezar la residencia como médico de familia. Ha estado en el centro de salud de Fuensanta y ahora trabaja en el Hospital General.

El caso de esta joven rumana es peculiar porque empezó a estudiar español en 2006, "en casa y por internet". En cuatro meses consiguió el título y después llegó la homologación de su diploma de médico, el examen y la autorización para viajar y trabajar en España.

Florentina conoce a otras cuatro doctoras rumanas en el Hospital General, así que los compañeros de trabajo "están más acostumbrados". Dos de ellas ya están en su segundo y tercer año de residencia.

Ella se planteó viajar a España como una manera de mejorar su formación. En su caso, ahora mismo no piensa en volver.

Ambos colaboran con la asociación Nou Horizont. Florentina acude a todas las reuniones que puede y Marin Pruteanu, filólogo de 36 años y bibliotecario, "escribe artículos en la revista" de esta organización de rumanos en Valencia.

"Es una cosa buena, porque como extranjeros hay que ayudar en la integración", sostiene.

"Con los rumanos el idioma no es tan difícil, pero hay algunos problemas de integración. Depende mucho del trabajo y de la estabilidad que tenga cada uno. Hay que seguir trabajando", opina Florentina.

Este matrimonio rumano considera que la situación para la gente de su país "ha mejorado bastante en los últimos 2 ó 3 años".

Para ellos, con la entrada en la Unión Europea "todo cambia: empeora para las personas con una formación inferior", pero supone una mejora para los profesionales más cualificados.

Como muchos de sus compatriotas que residen en la Comunitat Valenciana, la integración en la UE supone un motivo de optimismo. Rumanía está creciendo a un ritmo alto.

"Las cosas irán mejorando y llegará un momento en que la gente preferirá quedarse otras personas que emigraron y que querrán regresar", apunta esta facultativa.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios

Noticias de Alicante y Comarcas

Ahora en Portada

Enlaces de Interes

Vocento
SarenetRSS