Las Provincias

Alicante, 15 nov (EFE).- El PP en el ayuntamiento de Alicante ha exigido al alcalde, el socialista Gabriel Echávarri, que renuncie al cargo por su doble investigación judicial y ha ofrecido al resto de partidos políticos, especialmente a Ciudadanos (Cs), formar un "gobierno de excepción sin cálculos electorales".

El ofrecimiento ha sido realizado en una rueda de prensa por el portavoz municipal, Luis Barcala, y el presidente provincial del PP, José Císcar, minutos antes de que la renuncia de los cinco concejales de Guanyar dejaran al PSPV-PSOE solo en el equipo de gobierno local, con solo 6 de los 29 ediles de la corporación.

Los populares basan el posible relevo en la dimisión de Echávarri y en la posterior celebración de un pleno de elección de nuevo regidor debido a que carecen de los votos suficientes para plantear con éxito una moción de censura.

Además, no tienen decidido quien sería su 'alcaldable', opción a la que podrían aspirar tanto Barcala como su compañero Carlos Castillo: "cuando se llegue a ese río, cruzaremos ese puente", en palabras de Císcar.

"El PP reclama la alcaldía y se ofrece para un gobierno de excepción sin cálculos electorales", ha proclamado Barcala, quien ha calificado la situación del ayuntamiento de "gravedad, inestabilidad y desprestigio para la ciudad".

Los populares creen que Echávarri ha dejado de tener la "legitimidad democrática" para seguir presidiendo la institución porque la misma "dimanaba no de los votos sino del pacto" con Guanyar y Compromís.

Una vez que este acuerdo "ha naufragado", con Guanyar y Compromís en la oposición, el PP propone al resto de grupos "un 'Pacto por Alicante' para gobernar para todos y resolver los problemas de los alicantinos" y, así, salvar un momento "crítico" que "colapsa" la ciudad.

Barcala ha recordado que su partido fue el más votado en las pasadas elecciones, con 8 concejales y 8.000 sufragios más que el PSPV-PSOE, y ha informado de que, aunque había comunicado esta intención previamente a la portavoz de Cs, Yaneth Giraldo, es a partir de ahora cuando se propone negociar con el resto de grupos para conseguir el relevo en la alcaldía.

Por su parte, el presidente provincial del PP, José Císcar, ha pedido a Echávarri que no siga en su "viaje a ninguna parte" y ha solicitado al president de la Generalitat y líder del PSPV-PSOE, Ximo Puig, al que ha calificado como "el de la doble vara de medir", que inste al alcalde a que se vaya para evitar ser "cómplice" de la parálisis que sufrirá la ciudad.

"El PP garantiza la estabilidad y que Alicante no siga paralizada los 19 meses que restan para las elecciones", ha recalcado Císcar, quien ha confiado en que Ciudadanos no cometa el error de junio de 2015, cuando apoyó la investidura de Echávarri.

Ha manifestado que el PP "no podrá ningún tipo de trabas a la gobernabilidad de Alicante" y ha ofrecido tanto a Cs como al resto de partidos que entren en el futuro gobierno liderado por los populares o que firmen un pacto de gobernabilidad o suscriban pactos puntuales.