Las Provincias

València, 14 nov (EFE).- La sección segunda de la Audiencia Provincial de Valencia ha ordenado suspender durante 30 días el juicio al expresidente del Valencia CF Juan Bautista Soler y otras dos personas por intento de secuestro, para que declare un cuarto procesado que ha sido localizado y que está detenido en Gibraltar.

Según consta en el auto de esta sala, hecho público por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), se pide a Instrucción 12, de donde procede esta causa, que finalice el procedimiento respecto a Rachid Behdaoui y que realice las gestiones necesarias para su comparecencia ante los magistrados.

Los investigadores han concluido que Behdaoui era confidente de la Policía y que fue él quien avisó a las fuerzas de seguridad y al también expresidente del club Vicente Soriano de la intención de Soler y el resto de procesados de secuestrarle, además de realizar las grabaciones que podrían incriminar a los acusados.

"El derecho a un juicio justo incluye la necesidad de disponer toda la prueba propuesta y admitida, siempre que fuera posible, entre la que se incluye la declaración del acusado ahora localizado", se expone en el citado auto.

El presidente del tribunal, José María Tomás y Tío, entiende que continuar con el juicio, que empezó el pasado 25 de octubre, implicaría celebrar dos juicios incompletos y que declarar la nulidad sería improcedente, al no haber causa legal generadora de una hipotética indefensión.

El magistrado entiende que tampoco sería apropiada la declaración de Behdaoui como testigo, dado que "no puede disociarse su situación de acusado".

En consecuencia, la sala reclamará "el máximo celo" a Instrucción 12 a fin de que notifique al detenido el auto de apertura de juicio oral para que designe letrado y aporte su escrito de defensa, y reclamará el "traslado y presencia" de este procesado en la sesión del juicio que de nuevo se señale.

La Policía Nacional detuvo el 9 de abril de 2014 a Soler, que fue presidente del club entre 2004 y 2008, mientras que Soriano ocupó el cargo de 2008 a 2009.

Aquel mismo día, el Juzgado de Instrucción número 12 de Valencia acordó su libertad provisional tras haber sido acusado de "tentativa de secuestro" y ordenó su alejamiento a más de quince metros de Soriano, quien en aquel momento vivía en un edificio muy próximo al suyo.

Soriano explicó que tuvo conocimiento de los hechos unos días antes de la detención de Soler cuando la Policía, sin darle más detalles, le informó de que corría peligro al haber alguien que pretendía hacerle daño por un motivo económico, es decir, por una deuda que Soriano mantiene con Soler.

Posteriormente Soriano presentó una denuncia contra Soler y sus supuestos cómplices por intento de secuestro.