Las Provincias

València, 14 nov (EFE).- "De Sukei a Naima", la primera obra de Gemma Miralles, que se estrena el 16 de noviembre en el Rialto, presenta las persecuciones y la expulsión de los moriscos del año 1609 y conecta con la realidad actual, 400 años después, de familias obligadas a abandonar sus raíces en busca de la supervivencia.

Esta coproducción del Institut Valencià de Cultura (IVC) con la compañía valenciana La Dependent, que se representará hasta el 3 de diciembre por siete actores, pone de manifiesto que, 400 años después, sigue habiendo familias que, en diferentes entornos, tienen que salir de sus casas.

A la presentación de la obra han asistido el productor Joanfra Rozalén, cinco de los actores y el director adjunto de artes escénicas del IVC, Roberto García.

Tanto Miralles como Rozalén, han la creación de grupos de lectura para comprender el texto que van a representar: "no podríamos haber hecho el espectáculo a solas, sin el soporte del IVC".

El actor Vicent Pastor ha destacado el hecho de que sean siete personajes en escena, ya que según él actualmente no se realizan obras con tantos intérpretes, y ha coincidido con sus compañeros en señalar la conexión entre ellos: "durante todos los ensayos hemos tenido la sensación de crear una familia", ha afirmado.

Pastor ha apuntado que lo que ocurre en escena "conecta con el público porque ven una familia como la suya", en un momento en el que estamos "igual que años atrás", según la actriz Pepa Miralles, ya que también hay gente que tiene que "huir de su casa".

Según la autora de la obra, "el texto no pretendía una conexión inmediata con la realidad, pero es tan fuerte que es inevitable pensar en ello".

Gemma Miralles ha destacado también la importancia del papel de la directora, Cristina Lügstenmann, por la "creación de un estilo con sensibilidad que ayuda mucho a la obra".

Rozalén ha resaltado la importancia de haber recibido el premio de teatro en valenciano 'Eduard Escalante' de los 'Premis Literaris de la Ciutat de València 2016', un galardón que ha considerado como "la guinda" de esta coproducción.

Miralles ha recalcado que "han sentido el impulso", en referencia al apoyo recibido, y ha comentado que la obra está marcada por la cercanía que supone la representación de una situación familiar actual en un contexto del siglo XVII.

Roberto García ha subrayado el encaje de la producción en la filosofía de la temporada del IVC: 'Enganxa't a les emocions', ya que el espectáculo, que permitirá engancharse a las emociones, "será un regalo para todos los que vengan al Rialto".