Las Provincias

Alicante, 14 nov (EFE).- Las seis unidades duales (eléctricas y diésel) que FGV ha adquirido a la empresa Stadler para la Línea 9 del TRAM de Alicante (Benidorm-Dénia) "mejorarán ostensiblemente las condiciones de accesibilidad fijadas por la legislación vigente", según un comunicado de la Generalitat.

La Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio ha decidido dotar de nuevas unidades a esa línea, con la particularidad de que los vehículos puedan circular de manera eléctrica o de tracción diésel indistintamente, y que dispongan de todos los elementos para facilitar la accesibilidad universal.

Para ello se ha adjudicado a la firma Stadler, por 43 millones de euros, la construcción de seis unidades duales.

Una representación de FGV, encabezada por el director de Clientes y Accesibilidad, Francesc Romeu, ha visitado la fábrica de Albuixech (Valencia) donde se están construyendo para determinar la accesibilidad de las futuras unidades.

"Las expectativas de esta primera reunión se han cumplido y Stadler ha sido receptiva a nuestras sugerencias, muchas de las cuales provienen de distintas asociaciones y colectivos de discapacitados", ha señalado Romeu.

En palabras del director de Clientes y Accesibilidad de FGV, el objetivo es "cumplir con las obligaciones fijadas por la ley y sumar algunos ajustes adicionales, que la propia empresa ha considerado razonables", por lo que en próximas reuniones seguirán "evaluando el proyecto constructivo de los trenes".

FGV ha elaborado un nuevo Plan de Accesibilidad Universal, presentado recientemente por la consellera del área, María José Salvador, para que el transporte público sea accesible para todos y en todo el proceso del viaje, desde el momento en que piensan en viajar hasta que abandonan la estación.

Con este documento se establecen las bases y se fija la hoja de ruta para garantizar un transporte público basado en criterios de igualdad, dignidad, máxima autonomía, comodidad y seguridad.

El planteamiento del documento es que no solo hay que eliminar las barreras físicas, sino que también se abarque la discapacidad de manera global y en todos los sistemas telemáticos, informáticos y de comunicación, como pueden ser la web, las nuevas aplicaciones en los móviles o las máquinas de autoventa.

La nota de prensa destaca que los elementos a instalar en los trenes mejorarán las exigencias actuales del Real Decreto de Accesibilidad: acceso a los vehículos, puertas accesibles, espacios reservados y sistemas de información.

De esta forma, y entre otras mejoras, todas las puertas serán accesibles, aunque la normativa solo exige una, ya que el vehículo se adapta al andén, manteniéndose en el rango de altura y separación que fija dicho Real Decreto.

Además, las puertas de las unidades estarán provistas del dispositivo antiaprisionamiento reglamentario y dispondrán de un sistema de protección basado en la vigilancia del tiempo de cierre, de barrera de luz con equipo de transmisión y recepción, y de sistema de protección con borde sensible.