Las Provincias

Castellón, 14 nov (EFE).- La Mesa Técnica de Coordinación y Cooperación Social Generalitat-Diputación de Castellón se ha reunido hoy por primera vez y ha planteado acciones conjuntas en materia de protección social como la creación de las residencias mixtas en zonas de interior para combatir el problema de la despoblación.

Así lo han explicado hoy en rueda de prensa la vicepresidenta del Consell y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, y el presidente de la Diputación, Javier Moliner, que han destacado que la voluntad de la Mesa Técnica es coordinar esfuerzos y políticas en materia social.

Oltra ha asegurado que la relación entre ambas instituciones es "muy fácil" cuando "hay lealtad institucional" y Moliner ha asegurado que se han unido con la voluntad de "resolver problemas y no crearlos, y de hacer cada día más agradable la vida a la gente".

Con la coordinación se pretende que las instituciones sean "más eficientes y eficaces" y, al mismo tiempo, impedir que las acciones se solapen o que no se pueda llegar a determinados sitios.

La vicepresidenta ha destacado que la Mesa de Trabajo tratará muchos aspectos, como abordar los recursos para combatir la violencia de género -ya que ambas instituciones son firmantes del Pacto contra la violencia de género- o la coordinación de la red de servicios sociales con especial atención a las mancomunidades.

También se ha hablado de las unidades de respiro, puestas en marcha por la Diputación de Castellón, una figura, ha dicho Oltra, "muy interesante porque evita que las personas se desplacen fuera de su municipio".

La vicepresidenta ha hecho referencia también a dos propuestas en las que trabajarán ambas administraciones, una de ellas las viviendas tuteladas, de las que la Conselleria pondrá en marcha cuatro en la provincia de Castellón en 2018.

El otro proyecto es el de las residencias mixtas, que pretenden llegar a municipios de interior que no disponen de residencias y que servirán para combatir la despoblación, una "preocupación compartida por ambas instituciones", ha resaltado Oltra.

La Diputación ha mostrado su voluntad de asumir el coste de la primera residencia mixta que se ponga en marcha en 2018 para comprobar su funcionamiento.

En este tipo de residencias, ha explicado Oltra, se podrá atender a personas de diferentes colectivos, como personas con diversidad funcional y personas mayores que podrán ser atendidos por un equipo de profesionales de diversas disciplinas, algo "ideal" para el mundo rural de interior.

Sobre la situación de los trabajadores del centro de menores Penyeta Roja de Castellón, cuyo cierre había contemplado la Conselleria, Mónica Oltra ha pedido "no adelantar acontecimientos".

La vicepresidenta ha indicado que el plan de la Conselleria "sigue adelante" pero ha asegurado que los trabajadores "deben estar completamente tranquilos porque existe carencia de buenos profesionales y cualquier institución no desperdiciaría su experiencia".

Mientras se establece definitivamente el futuro de Penyeta Roja, la Diputación mantiene por el momento su partida presupuestaria para el centro, unos 2 millones de euros anuales.