Las Provincias

València, 14 nov (EFE).- El expresidente del Gobierno José María Aznar afirma que el circuito de fórmula 1 en València fue populismo y que la corrupción en el PP, en especial la registrada en la Comunitat, le han producido "profunda tristeza, cuando no incredulidad".

En una entrevista publicada en la revista Plaza de Valencia, Aznar asegurado que le cuesta reconocer al PP que él refundó en 1990, del que dice que no se ha distanciado, al tiempo que añade que ocho años de mandato para un presidente de Gobierno son suficientes

La corrupción en el seno del PP la ha vivido Aznar con decepción; "he visto cosas que me han producido profunda tristeza, cuando no incredulidad".

Considera que el auge del populismo se debe "a la corrupción, a la crisis económica y también a la revolución digital". Admite que populismo fue el circuito urbano de Fómula 1 de Valencia, pero otra cosa es para él que haya "fuerzas políticas populistas que quieran destruir el sistema o la democracia, como el caso de Venezuela o, aquí, el de Podemos".

En otro momento de la entrevista, Aznar afirma que le parece bien que se hable de un "sistema de financiación más justo y equilibrado, pero con respeto a la legalidad y a las reglas del juego".

Según el expresidente del gobierno hay que "establecer los elementos que garanticen la libertad, la igualdad y la solidaridad entre los españoles. Ahora, si alguien dice que quiere convertir esto en los Balcanes, pues conviértalo, pero explique las consecuencias".

"El PP se refunda en el año 90, y ahora tengo que hacer esfuerzos para reconocerlo", ha indicado, para comentar que ocho años de mandato son suficientes para un presidente de gobierno, aunque, al ser preguntado por Rahoy, puntualiza que es un decisión personal.

Tras asegurar que no se ha propuesto fundar un partido, pese a que se lo piden "todos los días", José María Aznar ha afirmado: "Yo no me he distanciado del PP, a lo mejor se ha distanciado el PP de mí".

Ha indicado también que no se arrepiente de las decisiones del 'trío de las Azores' porque dice que defendió "el interés nacional de España y lo voy a seguir defendiendo, como he hecho toda mi vida".

Sobre la crisis catalana, Aznar ha afirmado que ha habido "una parte muy importante del nacionalismo catalán que se ha convertido al independentismo, que ha dado un golpe de Estado. La responsabilidad recae únicamente en los que han roto el pacto constitucional".

"El proceso independentista no comienza en el 2010 con la sentencia del Tribunal Constitucional (que anula el Estatuto catalán), sino con el pacto del Tinell en 2003, pero en 2010 "ya está desbocado y los nacionalistas más moderados se ven desbordados por los más radicales", ha recalcado.

Según AZNAR, "En Cataluña estamos viviendo las consecuencias de no hacer política durante mucho tiempo. Los partidos constitucionalistas han dejado de hacer política y se la han dejado al nacionalismo y al independentismo. El PP y el PSOE deberían hacer política y defender una idea nacional de España, una España europea, abierta".

Para el expresidente del gobierno, "si se quiere abrir el debate (sobre la reforma constitucional como ha insinuado Rahoy), que se abra, pero que no sea para satisfacer a los secesionistas, sino para reafirmar la igualdad de los españoles, la solidaridad entre regiones y el estado de derecho".

"El Estado federal no entra en las bases de la Constitución, ya que la soberanía reside en el pueblo español, y no se trata de una soberanía agregada ni compartida", ha recalcado.

Cree que un hipotético resurgimiento de la ultraderecha no se producirá si "los partidos de centroderecha dejan el terreno libre para que lo ocupen otras fuerzas. En España hemos tenido problemas de terrorismo marxista leninista, de extrema izquierda, de populismo en la izquierda y de secesionismo, pero no de extrema derecha".