Las Provincias

València, 14 nov (EFE).- El Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) prepara para febrero de 2018 la exposición "Miró. Orden y desorden", la primera que dedica el museo valenciano al artista catalán y en la que a través de más de un centenar de obras descubrirá su faceta más heterodoxa y menos conocida.

Pinturas, esculturas, dibujos, cerámicas, carteles y producciones vinculadas a las artes escénicas, procedentes de una quincena de museos e instituciones nacionales e internacionales, permitirán al visitante acercarse a una faceta "sorprendente" del artista con obras "no inéditas, pero sí más desconocidas" de él.

Así lo ha explicado hoy el director del IVAM, Jose Miguel García Cortés, en la presentación de la programación expositiva para 2018 junto al conseller de Cultura, Vicent Marzà, quien ha valorado que el presupuesto del Consell para el museo llega a 7,3 millones, uno más que el año pasado y un 37 % más que cuando llegaron al gobierno.

Marzà, quien ha subrayado el "giro" dado por el IVAM y ha apuntado que debe ser uno "principales reclamos" del turismo cultural, ha explicado que en total habrá once exposiciones, enmarcadas en las líneas estratégicas de "dar presencia y relevancia" a la mujer artista, reflexionar sobre el Mediterráneo y destacar la importancia de las colecciones propias.

García Cortés ha hecho hincapié en que "va a sorprender conocer una faceta de Miró que no es la más popular" pero sí "fundamental para entender su arte" y lo que ha influido a artistas posteriores, y ha valorado el "esfuerzo" del IVAM para organizar una muestra que, ha admitido, hace dos años habría sido "imposible" por la situación interna del museo.

Según el director, otra de las grandes propuestas de la temporada será la exposición en julio de la artista francesa Annette Messager, la primera mujer en recibir en quince años el premio Julio González y que en las décadas de los 60 y 70 "incorporó de manera decidida en el arte las reivindicaciones feministas".

El tercer pilar expositivo de 2018 será la muestra "Habitar el Mediterráneo", que llegará en noviembre y donde se quiere dar una visión sobre las "raíces comunes" en el ámbito cultural y geográfico mediterráneo, y en la que se relacionarán obras arqueológicas con otras de arte contemporáneo.

El programa "IVAM Produce" contará con exposiciones de artistas "consolidados e interesantes pero sin la trayectoria de Miró o Messenger": el andaluz Federico Guzmán (en febrero), las valencianas Patricia Gómez y María Jesús González (junio) y la barcelonesa Anna Malagrida (octubre).

También dedicará en 2018 otras dos muestras al arte femenino: "Mujeres y vanguardia en Valencia, 1930-1980" (en abril), donde se analizan las aportaciones femeninas en estas décadas, y "Sudqueer" (septiembre), que revisa las aportaciones el movimiento "queer" (contra las categorías establecidas) de los países del sur.

Para remarcar el valor de su propia colección, el IVAM ha programado las exposiciones "Radchenko" (en marzo), "Ignacio Pinazo" (mayo) y "Representación de la mujer en la colección del IVAM" (septiembre).

El museo mantendrá visitas guiadas, talleres y conversaciones con artistas y comisarios, así como la cátedra de estudios artísticos con las universidades de València, Politécnica y de Elche, y celebrará su segundo Congreso Internacional para analizar el papel y el futuro de los museos ante su 30 aniversario en 2019 y la jornada sobre la vinculación de la danza y la performance con el movimiento.

En cuanto a infraestructuras, para 2018 se plantea acometer actuaciones en la explanada y el jardín, en el suelo de las galerías 4 y 5 y en elementos audiovisuales.

Marzà ha reivindicado mayor inversión y financiación del Gobierno para el IVAM y ha confiado en que Ley de Mecenazgo "ayude a que el capital privado apoye a la cultura" y especialmente al IVAM, donde esa aportación ha pasado "de cero a 150.000 euros en dos años".