Las Provincias

Castellón, 14 nov (EFE).- El técnico Frank Castelló, que el lunes fue destituido como entrenador del CD Castellón, se ha despedido hoy en Castalia de la entidad tras ser destituido ayer, en una decisión en la que considera que el club "se ha precipitado".

Frank Castelló ha lamentado la destitución ya que "no hemos dispuesto nunca de la plantilla al completo para hacer el mejor once posible", a la vez que ha mostrado que la situación "era reversible".

El técnico de Bocairent deja el club en la quinta posición de la clasificación a dos puntos de la cuarta plaza que permite disputar la promoción de ascenso y a seis del liderato que ocupa La Nucía. La destitución se produjo tras el empate a un gol en casa frente al Olímpic de Xàtiva.

Para el ya ex entrenador del Castellón, una de las principales causas de su adiós al Castellón es "la exigencia" de un club que cuenta con 10.031 abonados en Tercera División, por lo que la afluencia de espectadores y la presión ha influido en la decisión adoptada.

"El año pasado venían 800 personas y si el 10% no estaba de acuerdo eran 80 personas, ahora son 1.200", ha asegurado Castelló, a la vez que confía en que "si con mi salida el aficionado baja el nivel de exigencia, que para mí es desmesurado, y está más tranquilo, este equipo irá hacia arriba".

Castelló se ha despedido del Castellón por segunda vez en menos de un año, aunque en esta ocasión el club le ha facilitado dar una rueda de prensa en el estadio Castalia, a diferencia de la anterior destitución en enero, cuando el entonces presidente, David Cruz, no le facilitó espacio donde dar su última rueda de prensa y tuvo que hacerlo en un bar próximo.

El entrenador valenciano ha insistido en que se siente "fastidiado", ya que considera que "este equipo está capacitado para ascender" de categoría.

El sustituto de Frank Castelló es el técnico del filial, Sergi Escobar, que junto a su ayudante y ex jugador del Castellón, Héctor Mohedo, dirigirá hoy su primer entrenamiento con la primera plantilla.