Las Provincias

València, 14 nov (EFE).- Los diputados autonómicos Alexís Marí, David de Miguel, Domingo Rojo y Alberto García, exmilitantes de Ciudadanos, han asegurado que a día de hoy votarán en contra de los Presupuestos de la Generalitat para 2018 y su apoyo dependerá de que se acepten las enmiendas que van a presentar.

En concreto, los parlamentarios piden que se dé apoyo a sus propuestas de paralizar la reversión de la concesión sanitaria de La Ribera y de incrementar los efectivos de la unidad adscrita de la Policía Nacional a la Comunitat Valenciana.

Así lo han afirmado en una rueda de prensa que han ofrecido en la sala de prensa de Les Corts, a pesar de que, según han afirmado, la Mesa les había negado su uso por considerar que solo tienen derecho a utilizarla los grupos parlamentarios, y en la que ha faltado Alberto García por estar negociando los presupuestos.

Tras denunciar las trabas de todo tipo que están encontrado para desarrollar su actividad como parlamentarios, Marí ha señalado que han pedido por tercera vez a la Mesa que les permita constituirse como agrupación de diputados.

Ha advertido de que de no ser así pedirán la votación de las enmiendas a los Presupuestos de la Generalitat una a una en el pleno, lo que calcula que llevará unos "siete u ocho días", ya que es la única manera de que aquellos diputados que no tienen voto en comisión y no pueden delegarlo puedan saber lo que están votando.

David de Miguel ha afirmado que a día de hoy votarán en contra de las cuentas autonómicas para el próximo año, pues aunque valoran el esfuerzo hecho en gasto social, creen que los ingresos son "irreales" y los presupuestos no se van a poder cumplir, aunque tampoco apoyarán las enmiendas a la totalidad del PP y Ciudadanos.

"Tras el debate de enmiendas decidiremos", ha dicho De Miguel, a lo que Marí ha precisado que todo dependerá del apoyo que reciban las enmiendas que van a presentar, en concreto "la paralización del modelo Alzira" y el aumento de efectivos de la policía autonómica de la Comunitat.

Los diputados no adscritos también han criticado que la reforma de la ley electoral lleva paralizada desde mayo, y De Miguel ha advertido de que si la propuesta para rebajar la barrera electoral del 5 a 3 % no entra en Les Corts a final de este año o principios del próximo no podrá aprobarse en esta legislatura.

También han asegurado que el rumbo que está tomando À Punt "se aleja bastante" de las previsiones que tenían y de "lo que se vendió" como un proyecto "nuevo e ilusionante" para los valencianos, y han señalado que si las cosas siguen de la misma manera, que no se cuente con ellos para nada en este asunto.

Respecto de la situación de Cataluña, Marí ha defendido que se debe cumplir la ley, pero cree que "el problema va mucho más allá" y que los sentimientos "no varían" y no se puede hacer "constitucionalista ni españolista a personas que hoy son independentistas".

Domingo Rojo ha explicado los obstáculos que han encontrado desde que abandonaron el grupo de Ciudadanos el pasado 26 de junio, y ha asegurado que seguirán ejerciendo su actividad parlamentaria "pese a quien pese" y no van a quedarse "arrinconados en una esquina".

Alexis Marí ha asegurado que seguirán ofreciendo ruedas de prensa y transmitiendo lo que les parezca, y si no pueden hacerlo en la sala de prensa de Les Corts, montarán "una tienda de campaña junto al ficus" del jardín.