Las Provincias

València, 13 nov (EFE).- El grupo de Podem en Les Corts Valencianes ha presentado una interpelación a la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, sobre a la política general de este departamento en materia de protección a las víctimas de violencia machista.

La diputada de Podem, Cristina Cabedo, ha recordado que Jessica, la mujer asesinada la semana pasada en Elda a manos de su expareja, "denunció en varias ocasiones y además tenía una orden de alejamiento, la cual, cuando fue quebrantada, también denunció".

"Aún así, la valoración del riesgo que se le dio a su caso no fue correcta y terminó siendo asesinada", lo que revela que "el sistema judicial no funciona", ha denunciado Cabedo en un comunicado.

Por ello, Podem quiere conocer cuántas veces se ha reunido y qué conclusiones ha sacado, en estos dos últimos años, la comisión de seguimiento del Protocolo para la coordinación de las actuaciones en materia de violencia de género en la Comunitat Valenciana.

Cabedo ha explicado que esta comisión nació por un acuerdo interinstitucional de 2014 suscrito entre la Generalitat, el fiscal superior de la Fiscalía de la Comunitat y el presidente del Consejo Valenciano de Colegios de Abogados.

Ha indicado que está formada por representantes de los cuerpos de seguridad, como la Jefatura Superior de Policía en la Comunitat y la Guardia Civil; por la delegación de Gobierno en la Comunitat Valenciana, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana y la Fiscalía Provincial.

Cabedo ha considerado que la Conselleria "tiene que rendir cuentas acerca de qué falló en la administración de Justicia y sobre qué medidas le ha estado exigiendo al Ministerio en cuanto al sistema judicial cuando, sobre el papel, todas estas instituciones mencionadas deberían estar asegurando que las vidas de las supervivientes de violencia machista no corren riesgo".

Podem también quiere conocer si tanto la Conselleria de Justicia como el Ministerio, están teniendo en cuenta que "en los Juzgados de Familia existen casos escondidos de maltratos", tal y como revelaron las expertas que participaron en la comisión de estudio de Les Corts Valencianes.

Cabedo ha indicado que la realidad indica que las mujeres "no se atreven a denunciar por miedo a que sus parejas les hagan daño a ellas o a sus hijos e hijas, quienes también son contemplados como víctimas de violencia de género, no solamente en el Pacto Valenciano, sino en el Estatal".

Éste, ha agregado, "podría ser el caso de la mujer de Alzira, que no se atrevió a denunciar y que parece que tenía intención de empezar los trámites para separarse, cuando su pareja decidió ayer asesinar a su hija de dos años".