Las Provincias

Murcia, 13 nov (EFE).- Los abogados de los 6 acusados por la contaminación del río Segura en 1999, a los que se juzga desde hoy en la Audiencia Provincial de Murcia por delitos de prevaricación y contra el medio ambiente, han pedido sobreseer el caso porque la Audiencia de Alicante ya dictó sentencia absolutoria por los hechos.

El fiscal, que al comienzo de la primera sesión de la vista oral ha adelantado que rebajará sus solicitudes iniciales de condena en aplicación muy cualificada de la atenuante de dilaciones Indebidas, ha solicitado tiempo para poder contestar de forma motivada a todas las cuestiones previas que han sido planteadas.

El presidente de la Sala, el magistrado Abdón Díaz, ha señalado que como la vista oral no se iba a reanudar hasta el próximo lunes, será entonces cuando el representante de la acusación estatal podrá responder a lo dicho por los letrados.

El abogado del Estado Nicolás Valero, que defiende a dos de los acusados, el expresidente de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) Juan Cánovas y el excomisario de Aguas de ese organismo en la época José Alemán, ha dicho que se debe aplicar la excepción de cosa juzgada, ya que los hechos concluyeron con sentencia absolutoria en 2007 de la sala de la Audiencia de Alicante con sede en Elche.

Esa resolución, ha añadido, es firme, ya que fue confirmada después por el Tribunal Supremo, que ratificó la condena en costas de las acusaciones populares.

Para Valero, no es posible volver a juzgar lo que ya lo está, por lo que, por respeto al principio de seguridad jurídica, la Audiencia de Murcia debe poner fin al caso sin necesidad de dar comienzo efectivo a la vista oral.

Para el abogado del Estado, esta causa, abierta hace ahora 18 años, supone un fracaso de la justicia, lo que nunca debió haber sucedido, ha comentado, tras lo que ha criticado la instrucción, en la que se tomaron muestras de agua sin que las personas que podían verse afectadas por esa situación tuvieran conocimiento de ello y pudieran proponer pruebas contradictorias, ha añadido.

Por su parte, el letrado Jaime Peris, que defiende al expresidente de la CHS Antonio Nieto, ha pedido el sobreseimiento y recordado la sentencia de la Audiencia de Alicante, en la que defendió a este mismo investigado y donde prosperaron sus tesis absolutorias.

Para Peris, lo que procede es el archivo definitivo de las actuaciones, pues además la sentencia de Alicante confirmada por el Supremo recogió que "Nieto, Cánovas y Alemán se ajustaron en todo momento en el desempeño de sus funciones a la legalidad vigente".

El letrado del exalcalde de Alcantarilla Lázaro Mellado, José Antonio García, ha pedido también el sobreseimiento del caso, como han hecho las defensas de los otros acusados, el exgerente de la Empresa Municipal de Aguas de Murcia José Luis Hervás y el encargado de las obras de una depuradora de ese municipio, Román Garrido.

García ha dicho también que conocida la denuncia, presentada por Izquierda Unida, la magistrada a la que correspondió el asunto no hizo nada para evitar los vertidos al río, lo que debió haber hecho si tan grave era la situación con la adopción de las oportunas medidas cautelares.

Asimismo, ha pedido a la sala que dé un paso adelante y ponga orden en la aplicación de la justicia, ya que en los últimos tiempos han coincidido en esta misma audiencia causas que tardan en enjuiciarse incluso veinte años.

El presidente del tribunal ha replicado a esa apreciación que ha sido nota común a todos los defensores: "Hemos oído con preocupación y amargura lo que aquí se ha dicho, que supone un profundo fracaso de la justicia", de lo que, con referencia a sentencias del Tribunal Constitucional, ha responsabilizado al Estado.