Las Provincias

Elche , 13 nov .- La sección séptima de la Audiencia Provincial de Alicante ha vuelto a suspender hoy el juicio contra ocho policías locales de Torrevieja acusados de torturar a un detenido y falsificar un atestado para ocultarlo, según han informado a Efe fuentes de la Fiscalía de Área Elche-Orihuela.

El motivo de este aplazamiento es el mismo que los, al menos, cuatro anteriores: la incomparecencia de las víctimas, dos ciudadanos guatemaltecos, que están personados en la causa como acusación particular.

"Se tienen que cumplimentar adecuadamente las comisiones rogatorias remitidas para agotar todas las posibilidades de localizarles", han señalado las fuentes consultadas, en alusión a las peticiones de colaboración judicial remitidas a países como Estados Unidos y Honduras, donde se cree que están los testigos.

Los hechos se remontan al 23 de junio de 2006, cuando un hombre fue sorprendido cuando robaba, presuntamente, en casa de un inspector de la Policía Local de Torrevieja, que tenía a su vez el teléfono intervenido por orden judicial en el marco de una investigación por tráfico de drogas.

Varias patrullas de este cuerpo policial se desplazaron hasta el domicilio del agente y detuvieron al presunto ladrón y a su entonces compañera sentimental, a quienes trasladaron a dependencias municipales.

Los sospechosos fueron supuestamente amenazados, insultados y agredidos por cinco policías, quienes presuntamente rehicieron el atestado de la detención con el beneplácito de tres mandos para hacer constar que los arrestados se habían resistido y justificar así las lesiones que presentaban, según las acusaciones.

La fiscalía acusa provisionalmente a los ocho implicados de los presuntos delitos de torturas, falsedad en documento oficial y omisión del deber de perseguir delitos, y pide para ellos penas de hasta ocho años de prisión.

La investigación judicial de estos hechos incluye numerosas intervenciones telefónicas donde los implicados revelan que el presunto ladrón tenía "dos costillas rotas" junto a otras "lesiones graves" tras pasar diez horas en los calabozos.

El juicio por estos hechos, en el que está personada como acusación popular la Asociación pro Derechos Humanos de España (APDHE), ha sido suspendido en, al menos, cuatro ocasiones con anterioridad por el tribunal de la Audiencia con sede en Elche por las dificultades a la hora de localizar a los afectados.