Las Provincias

Alicante, 13 oct (EFE).- El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) ha admitido a trámite el recurso presentado por la mercantil que explota la discoteca Marmarela en el puerto de Alicante contra el fin de su licencia, según ha informado hoy en un comunicado la propia empresa, Puerta de Mar y Ocio.

El recurso está dirigido contra la resolución de la Autoridad Portuaria de Alicante que daba por finalizada la autorización para la ocupación del espacio portuario donde se sitúa este complejo de ocio, lo que propició con posterioridad que el ayuntamiento de la ciudad decretara su cierre.

Según la nota de prensa de la mercantil, el TSJ valenciano ha admitido a trámite ahora esta demanda y ha dado un plazo de veinte días a la Autoridad Portuaria para que le remita todo el expediente administrativo, así como otro de cinco días para que presente las correspondientes alegaciones a las medidas cautelares solicitadas por la recurrente.

Los responsables de la discoteca han pedido mantener abiertas las instalaciones en el recinto portuario para que funcionen como servicio de recepción y catering para los invitados y participantes en la presente edición de la Volvo Ocean Race, hasta que se resuelva definitivamente el pleito.

En su demanda, los recurrentes sostienen que los plazos para la licencia de ocupación de los muelles 12 y 14 que la Autoridad Portuaria les concedió el 24 de abril de 2014, y que fue prorrogada los últimos tres años, no debían contabilizarse desde ese fecha.

Por el contrario, alegan que la ocupación provisional del espacio se realizó a partir el 17 de junio de 2014, día en que la Guardia Civil desalojó un puesto de control que mantenía en la zona asignada para el complejo, y la definitiva se produjo el siguiente mes de diciembre, cuando terminó la última edición de la Volvo Ocean Race y el ayuntamiento otorgó la licencia de actividad a la empresa.

Estos argumentos fueron desestimados por la Autoridad Portuaria, que ratificó el pasado mes de julio que la autorización se hallaba vencida tras recibir un requerimiento del concejal de Urbanismo de Alicante, Miguel Ángel Pavón.

Los responsables de Marmarela aseguran que esta negativa a permitir la continuación de la actividad "ignora" el acuerdo alcanzado entre la empresa y la Generalitat para que el complejo se incluya en la oferta del llamado Race Village de la presente edición de la Volvo Ocean Race.

El ayuntamiento decretó el cierre de las instalaciones a partir del informe de la Autoridad Portuaria de Alicante, una decisión que también ha sido recurrida en los juzgados de lo Contencioso-Administrativo de la ciudad por Puerta de Mar y Ocio.

La mercantil entiende que el contrato suscrito entre la Generalitat y Marmarela ampara el funcionamiento del complejo en tanto dure la salida de la Volvo Ocean Race para promocionar la regata y acoger el servicio de recepción y catering de invitados y participantes, lo que supone "un ahorro de más de 300.000 euros" a la Administración autonómica, según el comunicado de prensa.