Las Provincias

València, 13 oct (EFE).- El delegado de Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues, ha anunciado que se está trabajando para que "Gandía cuente con una Oficina de Gestión de Penas" y que los condenados a trabajos en beneficio de la comunidad de la Safor y la Marina no tengan que desplazarse hasta València.

Durante la visita de esta mañana a la Unidad Residencial "Endavant" de la Asociación Jezrael, el director de estas entidad y el delegado de Gobierno han resaltado que actualmente se está trabajando en un Convenio para que Gandía cuente con una oficina propia de gestión de penas y medidas alternativas.

Dicho Convenio se está gestionando desde Instituciones Penitenciarias con la Asociación Jezrael y el Ayuntamiento de Gandía, ha comunicado la Delegación del Gobierno.

En la actualidad, este servicio está centralizado en la Ciudad de la Justicia de Valencia y con la descentralización se consigue que los condenados a trabajos en beneficio de la comunidad de la comarca de la Safor y de la Marina no deban de desplazarse hasta València y puedan realizar las gestiones en Gandía.

Moragues ha señalado que la Asociación Jezrael ha abierto el camino a muchas otras, ya que fue la primera unidad dependiente del Centro de Inserción Social de Picassent: "vosotros fuisteis pioneros, abristeis el camino a muchas otras asociaciones que siguieron vuestro ejemplo de compromiso social", ha resaltado el delegado del Gobierno.

Ha agradecido también a la Asociación Jezrael, a sus trabajadores y a sus 25 voluntarios su colaboración con el Ministerio del Interior, ya que se encargan de la ejecución de los programas de tratamiento de los internos aportando el personal técnico y de apoyo adecuado.

Por su parte, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias aporta los gastos de comida y aseo personal por interno.

"Sois un ejemplo de cómo la colaboración entre el Gobierno y la sociedad civil puede y es beneficiaria para conseguir una sociedad mejor y ofrecer una segunda oportunidad a aquellos que se equivocaron en un momento de sus vidas", ha destacado el delegado.

El objetivo de la Unidad Residencial "Endavant" de la Asociación Jezrael es ofrecer residencia a los internos de tercer grado de la comarca de Safor para facilitar la integración familiar, laboral y social de quienes se encuentran en la última fase de la condena, evitándose así su desplazamiento a la prisión de Picassent.

Dichas unidades nacen para crear una alternativa al cumplimiento de la pena, que permita la reeducación y rehabilitación social de los penados clasificados en tercer grado. Los internos llevan dispositivos telemáticos para controlar el horario que se les ha marcado.