Las Provincias

València, 13 oct (EFE).- El Juzgado de lo Penal número 12 de Valencia ha condenado a un año y dos meses de prisión y a una multa de 2.400 euros al exalcalde y al exconcejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Alginet entre 2007 y 2011 por permitir el vertido de aguas fecales de una urbanización del municipio a un barranco.

Según la sentencia remitida por el Tribunal Superior de Justicia valenciano, durante años los dos procesados, ahora condenados por un delito contra los recursos naturales y el medio ambiente, conocían las deficiencias de saneamiento y alcantarillado de las viviendas y sus vertidos de aguas residuales contaminantes y no los resolvieron.

La jueza subraya que el exalcalde Enrique Girona y el exedil Miguel Ángel Ramos cometieron el delito "por omisión" y aprecia la atenuante de dilaciones indebidas porque la causa estuvo paralizada un año en el Juzgado de Instrucción.

Los vertidos de aguas fecales suponían "por su naturaleza, por su magnitud y por su ubicación un grave riesgo para el equilibrio de los sistemas naturales y la salud de las personas expuestas", según la sentencia.

Por ello, prosigue, "era necesario construir una red de alcantarillado para su completa canalización y depuración, lo que los acusados no habían hecho hasta entonces ni hicieron después hasta la fecha de sus ceses".

El juez también condena al Ayuntamiento de Alginet, como responsable civil subsidiario, a indemnizar con más de 7.300 euros a una vecina, cuyo sótano se inundó con aguas procedentes de desechos orgánicos humanos en 2009.

Como acusaciones particulares, tanto Sociedad Civil Urbanización Los Lagos como dos vecinos de esta y otra particular solicitaron para los acusados penas de cuatro años de prisión y multa de veinte meses con una cuota diaria de doce euros, así como una indemnización de 50.000 euros, 15.000 euros para cada uno y 7.341 euros, respectivamente.