Las Provincias

València, 13 oct (EFE).- El concejal del grupo popular en el Ayuntamiento de València Félix Crespo ha denunciado hoy que los días festivos y los actos realizados en plena calle en el centro histórico de la ciudad, así como en el entorno de las Torres de Serranos, han convertido el barrio del Carmen en un "botellódromo".

Crespo ha asegurado en un comunicado que se han llegado a generar al menos veinte "microbotellones" por las noches y que los vecinos se han quejado de estar sufriendo una "difícil situación" por culpa de este fenómeno, especialmente durante esta semana a raíz de las actividades celebradas en la calle con motivo del 9 d'Octubre.

"Hemos podido comprobar cómo en numerosas calles del barrio se ha practicado este fenómeno entre grupos de jóvenes, especialmente en los entornos de locales de ocio y en las proximidades de las Torres de Serrano y del Mercado Central", ha señalado.

Algunos de los lugares donde se han estado organizando estos encuentros a lo largo de la semana han sido las plazas del Carmen, del Doctor Collado, de Lope de Vega, del Árbol, de Vicente Iborra y de Juan de Vilagrasa, así como la calle de Salvador Giner.

Además de estos enclaves, Crespo ha añadido que el problema ha aumentado en zonas como la avenida de Blasco Ibáñez, las plazas de Honduras, del Cedro y de España, el paseo de Neptuno, Cruz Cubierta, las inmediaciones del Cementerio General y las proximidades al nuevo hospital La Fe, la avenida de Aragón y el barrio de Ruzafa.

"La inmunidad es total debido a la decisión de la concejala de Protección Ciudadana (Anaïs Menguzatto) de dejar de denunciar; ya el pasado año redujo en un tercio las denuncias, ante la mermada plantilla de Policía Local que hace imposible atender todos los servicios requeridos", ha criticado el edil.

También ha señalado que "lejos de verse reducido este fenómeno, lo que está haciendo es aumentar en toda la ciudad, y los más de 50 focos reconocidos se están viendo aumentados por microbotellones en muchísimas calles de la ciudad como es el caso del barrio del Carmen".

A su juicio, el aumento del "botellón" "no va a parar" y la Policía "se ve desbordada por la falta de personal, y la orden de no utilizar la normativa disponible no juega a favor, además de que no habrá ninguna nueva medida coercitiva a lo largo de todo el mandato del tripartito".