Las Provincias

València, 13 oct (EFE).- El PP de Bellreguard ha denunciado al hasta ahora alcalde de la localidad, Joan Marco (PSPV), por un supuesto delito de prevaricación y dos de malversación en la adjudicación irregular de servicios por valor de 75.000 euros.

Según ha comunicado el PP, los delitos de malversación son por "organizar una ficción" en la concesión de unas obras ejecutadas y no finalizadas y por la prórroga de un contrato que "busca el beneficio de una empresa".

Los populares han explicado que, en 2014, se le encargó a una empresa las obras de un proyecto de la calles Estatuto y Barranc por un importe de 33.422 euros que acabaron con unas deficiencias que la empresa se comprometió a subsanar.

Asimismo, denuncian que cuando el PSPV llegó al gobierno realizó un informe en el que afirmaba que las deficiencias habían sido subsanadas para así proceder a abonar la factura.

Después de más de un año de advertencias por parte del PP ante la posible ilegalidad del pago, los populares aportaron en el último pleno un informe de abril del 2015 en el que la empresa que ejecutó la obra reconoce las deficiencias existentes.

Más de dieciocho meses después, el mismo arquitecto hizo un informe que indicaba la existencia de desperfectos e insuficiencias en la obra y del procedimiento de la ley de Contratos del sector Público.

En el mismo informe se señalaba que la finalidad de la concesión era "beneficiar a una empresa a costa de los fondos públicos municipales" mediante "un pago indebido de 33.422 euros".

Sin embargo, Joan Marco ha manifestado a EFE que esa cantidad "estaba por pagar" antes de que el PSPV entrara en el gobierno de Bellreguard y que, tras ser elegido en el cargo, "se terminó pagando".

Además, el PP de Bellreguard ha denunciado que cuando el PSPV llegó a la alcaldía en 2015 dobló el coste de la adjudicación del Mantenimiento y Conservación de Jardines y Espacios Públicos Municipales, que pasó de 35.000 a 70.000 euros por los mismos servicios.

Respecto a esta denuncia, el exalcalde ha explicado que ese contrato de mantenimiento "se renovó por valor de 60.000 euros, pero en ningún caso por los mismos servicios", sino que se contrataron otros añadidos que elevaron el precio.

Los populares afirman que la licitación incluía, entre sus criterios de valoración, los medios materiales existentes en la empresa y el servicio fitosanitario y control de plagas, pero tanto los medios materiales como el servicio de fumigación fueron abonados aparte por el Ayuntamiento.

Indican que la empresa adjudicataria se comprometía a poner a disposición del Ayuntamiento, tanto la Dirección Técnica, como el Proyecto, el Plan de Seguridad y Salud y formación, sin cargos para el consistorio, y, sin embargo, los nuevos jardines y las ampliaciones se han ejecutado a través de un arquitecto externo, cuando este estaba incluido en la oferta.

Según el PP, el ayuntamiento ha prorrogado un año más el contrato, y ha incurrido "en una nueva irregularidad" porque esta se ha hecho "por el mismo precio y condiciones con las que se adjudicó" y "sin descontar el apartado contratado por el Ayuntamiento".

El partido atribuye estos hechos a un posible beneficio a la empresa en un "clarísimo ejemplo" de malversación de fondos y caudales públicos "a costa del dinero de los vecinos".

Mientras, Marco ha señalado que "el PP está en su derecho de difamar" y ha asegurado que su partido "habrá hecho bien alguna cosa si otros le critican por aquello que no puede".