Las Provincias

Ibiza, 17 sep (EFE).- Una década después, el Juzgado de lo Penal número 1 de Ibiza acogerá, desde el próximo día 2 de octubre hasta el día 6, el juicio oral por el hundimiento del buque "Don Pedro" en las costas de Ibiza.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del 11 de julio de 2007 cuando el carguero de la empresa Iscomar chocó contra el islote de Es Dau Gros, frente a las costas ibicencas, minutos después de zarpar del puerto de Ibiza con destino a Valencia.

El buque, de 141,55 metros de eslora, acabó hundido a 42 metros de profundidad y a un kilómetro y medio del dique de Botafoc, tras tomar un rumbo equivocado.

En el escrito donde la Fiscalía pidió el archivo provisional de la causa se achaca el accidente a un "posible error humano" a la hora de tomar el rumbo una vez que el buque zarpó del puerto de Ibiza. Este "fallo humano" es responsabilidad, según Fiscalía, del capitán y del segundo oficial del buque.

Los 18 tripulantes y dos pasajeros, que se encontraban a bordo del carguero de Iscomar en el momento del fatídico accidente, pudieron ser rescatados sanos y salvos.

Ahora, diez años después, el capitán y el segundo oficial del buque se sentarán en el banquillo de los acusados para responder por un presunto delito contra el medio ambiente.

Ambos deberán enfrentarse a 11 de acusaciones particulares entre las que se encuentran la Autoridad Portuaria, el Ayuntamiento de Santa Eulària, el Govern balear y diferentes empresas, que se vieron afectadas por el vertido de hidrocarburos. La Fiscalía, por su parte, no ha presentado ninguna acusación y pidió el sobreseimiento de la causa.

En el momento de su naufragio, el "Don Pedro" portaba en su bodega un camión, plataformas vacías y varios contenedores, según el escrito de Fiscalía. Además, el buque almacenaba en sus tanques unas 150 toneladas de fuel y gasóleo.

Tras el hundimiento, parte de ese combustible llegó a diferentes playas de los municipios de Vila, Santa Eulària y Sant Josep, obligando a las autoridades a prohibir el baño durante varias jornadas, concretamente, hasta el 22 de julio.

Para pedir el sobreseimiento, el fiscal dice en su escrito que a pesar de que no puede negarse que se creara una "situación de riesgo" para el medio ambiente debido al vertido, "no se puede determinar si dicho riesgo puede suponer en verdad un grave riesgo para el medio ambiente", debido, según indica, a que se desconoce cuánto combustible llegó a verterse en el mar y cuánto llegó a las playas.

El Ministerio Público resalta además que no existe constancia de que aparecieran peces o aves marinas muertas o de que hubiera efectos de contaminación ni afectación en las praderas de posidonia.

En cuanto a la prohibición del baño en diferentes playas, la Fiscalía apunta que fue más por precaución o para realizar las labores de limpieza y no porque "supusiera un grave peligro para la salud de las personas o el ecosistema".

La Fiscalía concluye que los niveles de contaminación o de presencia de sustancias contaminantes están "dentro de los parámetros normales", por lo que se considera que no se reúnen los requisitos para enmarcarlo dentro de un delito de medio ambiente.

Aún así, el Ministerio Público también sostiene que los perjudicados pueden acudir a la vía civil para reclamar el lucro cesante o los gastos generados por la limpieza de las playas y el medio ambiente.

Los días posteriores al hundimiento del buque, la isla acogió el despliegue de un dispositivo sin precedentes, contando con la presencia de la que fuera ministra de Fomento por aquel entonces, Magdalena Alvarez, y la de Medio Ambiente, Cristina Narbona.

Ambas ministras, junto a las máximas autoridades de Baleares, se desplazaron hasta Ibiza para supervisar las tareas de descontaminación que se prolongaron durante varias semanas.

Ibiza se convirtió en 2007 en el foco mediático de todo el país después del hundimiento del Prestige en las costas de Galicia, cinco años antes.

Ahora, el pecio del "Don Pedro" se ha convertido en un arrecife muy valorado por los submarinistas por la gran cantidad de vida que acoge el pecio.