Las Provincias

València, 17 sep (EFE).- Los Juzgados de Primera Instancia 1, 2, 3 y 4, los más afectados por el incendio ocurrido en la Ciudad de la Justicia de Valencia el pasado domingo, dejarán de recibir asuntos nuevos hasta que vuelvan a estar plenamente operativos, según ha informado hoy el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat.

La exención de reparto ha sido acordada por la Junta de Jueces de Primera Instancia y afecta a las demandas de juicios declarativos, de jurisdicción voluntaria y de ejecución de títulos no judiciales que se presenten en lo sucesivo, hasta que los cuatro juzgados, que serán reubicados en la segunda planta del edificio, recuperen la normalidad.

Los asuntos de nueva entrada que por reparto les corresponde serán asumidos por el resto de Juzgados de Primera Instancia de la capital.

Esta exención no afectará al reparto por antecedentes, como el de las demandas de ejecución de títulos judiciales o derivadas de la oposición formulada en juicios monitorios, es decir, nuevas actuaciones judiciales derivadas de procedimientos en los que ya han tenido alguna intervención. Los expedientes no se remitirán físicamente a los juzgados afectados hasta que ello sea posible.

En el curso de la Junta de Jueces, celebrada el pasado lunes, los magistrados de Primera Instancia dejaron constancia de su "preocupación por las deficiencias en el mantenimiento del edificio, y sobre todo por los fallos en el sistema de detección de incendios, que afectan a la seguridad de todos los que trabajan en el mismo".

Destacaron, no obstante, que ahora lo "prioritario es trabajar y colaborar para afrontar" la situación, en coordinación con el Consejo General del Poder Judicial y especialmente con la Conselleria de Justicia, a la que corresponde la gestión de los medios personales y materiales necesarios "para restablecer la normalidad" y que se haga "en el menor tiempo posible".

Además, agradecieron la colaboración ofrecida por los respectivos Colegios Profesionales y reclamaron "comprensión y paciencia a los ciudadanos ante la gravedad de una situación sin precedentes, ya que en definitiva son los destinatarios del trabajo judicial y principales afectados por la misma".