Las Provincias

València, 17 sep (EFE).- Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) han desarrollado la bomba de calor más eficiente del mercado para producir agua caliente sanitaria, fácil de instalar en los hogares y que permite reducir la factura de la luz y las emisiones de CO2 respecto a las calderas convencionales.

Para una familia de cuatro personas, su instalación permitiría un ahorro medio de unos 800 euros anuales respecto a las calderas de gas y un periodo de retorno de la inversión de cuatro años, además de una reducción de emisiones de dióxido de carbono superior a 860 gramos anuales por casa.

Según ha explicado a EFE la investigadora del Instituto de Ingeniería Energética de la UPV Estefanía Hervás, estas estimaciones se han hecho teniendo en cuenta los costes de inversión y mantenimiento de la instalación y los precios de gas y electricidad actuales.

La bomba de calor desarrollada es capaz de producir agua caliente (hasta 90 grados centígrados) a partir de la recuperación del calor residual de focos a baja temperatura (entre 15 y 40 grados).

Este tipo de focos se puede localizar, por ejemplo, en el calor residual que se pierde a través de los desagües de las casas por las aguas grises, aquellas que provienen de la ducha, fregaderos, lavavajillas o lavadora.

Según Hervás, la innovación principal es la capacidad de producir agua caliente con las eficiencias "más altas del mercado".

El investigador Miquel Pitarch ha explicado que "esto es posible gracias a una modificación del ciclo del refrigerante que permite trabajar con un cierto grado de subenfriamineto (óptimo)".

Ha agregado que, además, se ha desarrollado un control innovador que permite la adaptación de ese subenfriamiento óptimo en función del punto de operación a cada instante.

Otro de los investigadores del equipo ha resaltado que otra característica importante es que no se trata de una bomba de calor con componentes especiales, sino que solo requiere añadir una válvula y un depósito de líquido a la salida del condensado.

"Por ello, el coste es significativamente menor al de otras alternativas existentes en el mercado que para conseguir eficiencias similares trabajan con ciclos más complejos", ha justificado.

Esta bomba de calor podría aplicarse también en cualquier sector industrial, para cualquier proceso donde se requiera de producción de agua caliente hasta 90 grados centígrados como por ejemplo en hoteles, hospitales, gimnasios o supermercados donde exista algún tipo de fuente de calor desperdiciada al ambiente.

El director del Instituto de Ingeniería Energética de la UPV (IIE-UPV), José Miguel Corberán, ha detallado que el sistema desarrollado contribuye a uno de los objetivos marcados por la Unión Europea "hacia un futuro más limpio, renovable y descarbonizado, al emplear un refrigerante natural, en este caso propano".

"Además, permite recuperar calores residuales que actualmente se desperdician en el ambiente; y se trata de una alternativa más limpia y eficiente que los métodos de producción de agua caliente convencionales, como las calderas de gas", ha apostillado.

La bomba desarrollada por los investigadores de la UPV recibió el premio a la innovación en la decimosexta edición de la International Conference on Sustainable Energy Technologies (WSSET), celebrada a finales del pasado mes de julio en Bolonia (Italia).

Este trabajo surge a partir del proyecto europeo "Next Generation of Heat Pump Technologies (NEXTGHP)", en el que el IIE participó junto con otras cuatro universidades, seis empresas y un centro de investigación europeos.

Su objetivo era el desarrollo de cinco prototipos de bomba de calor que en un futuro puedan tener una demanda real en el mercado, trabajando con refrigerantes naturales, concretamente tres con propano -uno de ellos el desarrollado por investigadores de la UPV- y dos con dióxido de carbono.