Las Provincias

València, 16 sep (EFE).- Un robot de dos brazos mecánicos que pueden manipular jeringas y viales simulando los movimientos del personal elaborador de fármacos permite, en el Servicio de Farmacia del Hospital La Fe de Valencia, optimizar la preparación de medicamentos para pacientes con cáncer.

La Fe es el único hospital de la Comunitat Valenciana que emplea esta tecnología y, a nivel mundial, solo existen otros seis robots como este en funcionamiento, según ha explicado a EFE el director del área del Medicamento del centro hospitalario, José Luis Poveda.

Poveda ha destacado que se trata de un "sistema de robotización complejo" que presenta "ventajas", ya que existe "mucha seguridad" para evitar errores en la preparación de la quimioterapia que pudiera tener efectos no deseados en los pacientes.

"Las dosificaciones son muy complejas y el error humano siempre está presente", ha indicado Poveda, que ha añadido que este robot ofrece seguridad en la utilización y preparación de los fármacos.

También da seguridad en el caso de los profesionales que manipulan estos medicamentos peligroso, ya que con este sistema el contacto con el fármaco es nulo y el robo supone una barrera de protección.

Hasta el momento, más de 160 pacientes oncológicos han podido beneficiarse de este nuevo robot para la manipulación de fármacos antineoplásicos, normalmente dirigidos a pacientes con cáncer, ya que prepara parte de las mezclas intravenosas que se administran en el Hospital de Día.

El dispositivo dispone de dos brazos mecánicos que le permiten llevar a cabo todas las operaciones necesarias para elaborar los preparados citostáticos requeridos por los pacientes.

Los brazos son capaces de manipular jeringas y virales simulando los movimientos del personal elaborador, extracciones de vehículo y fármaco de bolsas y viales y las inyecciones de los mismos en el contenedor final de la preparación.

El dispositivo está conectado con el programa informático utilizado para la gestión integral del circuito farmacoterapéutico para pacientes oncohematológicos del Hospital La Fe.

El médico prescribe, la farmacéutica valida, la orden llega al robot, que indica al usuario el material necesario para la elaboración, el robot elabora el preparado controlando por gravimetría la exactitud de la elaboración y, finalmente, el personal de enfermería administra en las unidades de hospitalización o en Hospital de Día el tratamiento al paciente.

El sistema es capaz de llevar a cabo funciones como la dosificación del medicamento en la cantidad precisa, la identificación de materiales cargados mediante el uso de funciones de reconocimiento configurables para cada material y el control de calidad final del medicamento acabado".

También se realizan reconstituciones anticipadas de viales, lo que facilita el trabajo del personal de enfermería encargado de la elaboración manual de preparados de citostáticos.

Los beneficiarios de las preparaciones elaboradas mediante sistema robotizado son pacientes adultos del servicio de oncología o hematología del hospital cuyos tratamientos se prescriben, confirman y validan el día previo a la administración.

La planificación de estos tratamientos permite adaptar el ritmo de trabajo del robot y los circuitos del Servicio de Farmacia y de Hospital de Día para minimizar los tiempos de espera de los pacientes y asegurar la calidad de las preparaciones que se les administran.

Desde que a principios de 2017 se puso en marcha este sistema, se han elaborado y administrado más de 250 preparaciones para pacientes que se encuentran en tratamiento de quimioterapia.

Desde el punto de vista de la calidad y la seguridad de los medicamentos que se le van a administrar al paciente, esta nueva tecnología ofrece múltiples sistemas de alerta y control para asegurar que se prepara el fármaco adecuado a la dosis adecuada para el paciente adecuado.

En el caso de la seguridad del personal elaborador, el robot incluye un sistema de limpieza automático para descontaminar la zona de preparación, lo que reduce la exposición a fármacos peligrosos en el entorno laboral.

Además, la actividad del robot disminuye la carga mecánica en el personal elaborador, reduciendo las lesiones por movimientos repetidos y por estrés mecánico.