Las Provincias

València, 15 sep (EFE).- La ley de Acompañamiento a los Presupuestos autonómicos de 2018 hará realidad el banco público de la Generalitat al incluir la modificación del régimen jurídico del Instituto Valenciano de Finanzas, que permite la creación de esta nueva entidad y consagra uno de los compromisos del Pacte del Botànic.

Según un comunicado de la Generalitat, el nuevo banco contará con plena autonomía de gestión, "con el propósito de impulsar la inversión en los sectores económicos de interés para el Consell".

Además, han señalado la "mirada social" del banco público, que permitirá "bancarizar" sectores que sufren de infradotación de servicios financieros fundamentales, como la atención a discapacitados, la cultura o la formación.

Hasta ahora, el IVF estaba compuesto por dos áreas diferenciadas: el área de carácter público (política financiera de la Generalitat) y el área privada (actividad crediticia e inversiones).

La Ley de Acompañamiento establece ahora que el área relativa a la actividad crediticia e inversiones, entendida ésta como apoyo a los sectores productivos de la Comunitat Valenciana, se configurará como el nuevo banco público de la Generalitat.

En cuanto al área pública, establece que las funciones y competencias en materia de política financiera y tesoro, certificación y firma electrónica pasan a integrarse en la Generalitat Valenciana.

"La nueva etapa del IVF se caracteriza por un cambio radical en las formas de gestión", han declarado desde la Generalitat, y han destacado la apertura de líneas de contenido social y cultural, con una especial atención a las microempresas y los autónomos.

"Destaca, entre ellas, la línea de préstamos a centros de atención a personas con diversidad funcional y la línea de préstamos a empresas que imparten cursos para desempleados en el marco de las ayudas el SERVEF", han señalado.

En colaboración con la SGR de la Comunidad Valenciana, el IVF también ha abierto recientemente una línea de financiación adaptada a las necesidades del sector cultural valenciano, ante la reapertura de la televisión pública valenciana.

Por otro lado, la Ley de Acompañamiento también establece que el Consell podrá aceptar el pago en especie para la extinción de deudas contraídas por entidades del sector público instrumental con la Administración valenciana.

"El objetivo es poner en orden las cuentas de las empresas públicas, regulando las deudas contraídas por el sector público con la propia Generalitat durante la etapa del anterior Consell", han añadido.

Además se pretende "impulsar un uso racional de los recursos, dotando al sector público de mecanismos ágiles de gestión de sus derechos y obligaciones con la Administración, sin necesidad de desembolsos de efectivo".

La citada ley modifica uno de los requisitos para beneficiarse de la deducción por arrendamiento de vivienda habitual y por arrendamiento de vivienda como consecuencia de la realización de una actividad.

Ahora, los valencianos podrán aplicarse la deducción con independencia de que el arrendador cumpla o no con su obligación de depositar la fianza.

En materia de juego, se clarifica el régimen de las exenciones en el caso de las rifas y tómbolas y se introduce una nueva exención para las que se realizan en acontecimientos de arraigo popular o de carácter tradicional, como las rifas de cestas de navidad organizadas por comercios o establecimientos de hostelería.

La Ley de Acompañamiento incluye también otras novedades en materia medioambiental, sanitaria o de función pública, entre otras.

Como novedad, el Consell ha incluido las miles de actualizaciones y regulaciones de tasas que todos los años contenía esta ley en una ley propia e independiente.

"Por primera vez en la historia, el Consell somete a exposición pública la Ley de Acompañamiento dándola conocer antes de la aprobación del anteproyecto", han destacado en el comunicado.