Las Provincias

València, 2 ago (EFE).- El voluntariado de Cruz Roja Española ha detectado 231 avisos en el Parque Natural de la Albufera durante el mes de julio, de los cuales 11 fueron de carácter urgente y necesitaron intervención inmediata del Servicio Devesa-Albufera del Ayuntamiento y los guardas forestales.

Según un comunicado de Cruz Roja, el registro de incidencias se enmarca dentro del proyecto medioambiental coordinado con el Ayuntamiento de Valencia, por el que hasta el 17 de septiembre y durante los fines de semana más cálidos del año, más de un centenar de voluntarios contribuye a la prevención de incendios en este singular paraje de Valencia.

Durante el mes de julio han participado un total de 147 voluntarios de la institución, fundamentalmente de la capital pero también procedentes de diversas asambleas locales de la provincia.

Su misión es detectar negligencias o incidencias en la zona, disuadir a los visitantes de comportamientos o acciones adversas para la flora o fauna, controlar los accesos a zonas restringidas y revisar vallados y accesos.

El 60 por ciento de estos avisos fue resuelto por el propio voluntariado de la institución, mientras que las incidencias más graves se debieron a problemas sanitarios propios o de personas en el entorno, cierres y cadenas o hamacas colgadas.

Pese a todo, la mayoría de incidencias contribuyen al mantenimiento del parque y se tratan, fundamentalmente, de la presencia de caravanas, animales domésticos, defectos en carteles, señales o pasarelas de acceso, entre otras.

Desde la institución han recordado que en los meses de verano aumentan las visitas al paraje y este hecho influye en el número de incidencias registradas, ya que la mayoría se concentra en la zona del polideportivo de El Saler hasta la urbanización de la Casbah.

La labor del voluntariado también consiste en la recogida de encuestas a los usuarios del entorno, en las que han ido recogiendo sugerencias para los aseos públicos, servicios de limpieza o regulación del tráfico.

Cruz Roja Española inició en julio este proyecto por segundo año consecutivo con el objetivo de "implicar a la sociedad valenciana con la preservación del medio ambiente, potenciar el voluntariado socioambiental y profundizar en el conocimiento de la biodiversidad del parque, colaborando con los trabajos de investigación".