Las Provincias

Castellón, 2 ago (EFE).- El Arenal Sound de Burriana abre mañana las puertas a su programación oficial con todos los abonos vendidos para festejar hasta el lunes su regreso a su cuna original, la playa del Arenal, con un respaldo absoluto del público joven -60.000 diarios- que desde anoche disfruta ya de las fiestas de bienvenida.

Más de 40.000 jóvenes están ya acreditados y este año, según han explicado a EFE desde la organización, es el que más asistentes se han registrado el primer día, por lo que había "muchísima gente" en los conciertos y en las sesiones de los pinchadiscos o DJ.

Incluso el cierre de las actuaciones, a las 6.30 horas de esta mañana, ha tenido una sorpresa cuando Willy Bárcenas -hijo del extesorero del PP Luis Bárcenas- y Antón Carreño, ambos del grupo Taburete, salieron a cantar un par de canciones mientras pinchaba Sandro Ávila.

La cita, con su famosa piscina gigante junto a la playa, espera unas 60.000 personas diarias para volver a convertirse en uno de los eventos musicales más multitudinarios de todo el verano y cuenta con un dispositivo de seguridad reforzado.

Musicalmente el Arenal Sound 2017 no destacará este año por los grandes nombres, las novedades o los grupos a descubrir, pero el público ha respondido de la misma manera que en ediciones anteriores en las que sí había algún aliciente musical especial.

El festival contará este año con Martin Garrix, considerado por la revista DJ MAG como el mejor pinchadiscos de 2016 con solo 20 años.

Para seguir bailando estará también en Burriana el dúo Icona Pop, mundialmente conocidas por su tema "I love it" -versionado por los rocambolescos Nancys Rubias, que también actuarán en el festival- y con un nuevo trabajo que se publicará este año.

Otros cabezas de cartel son la banda zaragozana Amaral, con el reto de enganchar a miles de jóvenes con una carrera de veinte años de trayectoria y un buen puñado de grandes éxitos del pop español reciente.

Los británicos Bastille repiten en el Arenal, al igual que los suecos The Royal Concept, mientras los británicos Jake Bugg y Clean Bandit visitan Burriana por primera vez, estos últimos con su mezcla de electrónica, funk y pop aderezada con violines y con casi 500 millones de reproducciones en su canal de YouTube.

También subirá al escenario principal un buen puñado de bandas españolas que repiten en esta cita o en el Festival de Les Arts de Valencia de junio -organizado por la misma empresa que el Arenal- como Iván Ferreiro, Miss Caffeina, Lori Meyers y Sidonie.

La fórmula de bajo coste de playa, conciertos, fiesta, amigos y vacaciones sigue atrayendo a miles de jóvenes de toda España.

Miles de "sounders" deambulan entre las acreditaciones y las zonas de acampada, cargados con mochilas, sillas, colchonetas y demás útiles para sobrevivir en la zona de acampada durante los seis días que dura el festival.

La meteorología acompaña estos días a los jóvenes ya que el cielo está cubierto y ayuda en los esfuerzos de montar tiendas y cargar tanto las compras del supermercado como las reservas para la fiesta nocturna.

La Agencia Estatal de Meteorología prevé temperaturas máximas de 31 grados y cielo despejado a partir de mañana.

Los asistentes agradecen la vuelta al enclave original porque en 2016 el recinto se vio desplazado varios kilómetros de la zona portuaria y las caminatas fueron interminables para muchos asistentes.

La organización ha logrado este año salvar las trabas administrativas derivadas de la limitación de la ocupación del espacio marítimo-terrestre en los terrenos portuarios en los que se instala su recinto.

Además, ha adoptado las medidas correctoras de impacto acústico determinadas judicialmente y ha llegado a un acuerdo con los vecinos -menos con uno- que denunciaron los altos niveles de ruido y a los que los tribunales dieron la razón.

Una modificación en la Ley de Costas en 2016 permite, ahora sí, al evento musical ocupar un espacio superior y por tanto el festival puede volver a su recinto original, símbolo de su filosofía de festival de playa.