Las Provincias

Dénia , 2 ago .- Investigadores y veterinarios de la Fundación Oceanogràfic han comenzado a analizar las causas de la muerte de un joven delfín listado que apareció varado ayer en una playa de Dènia (Alicante), con el fin de aportar conocimiento sobre el estado de salud de las poblaciones en el Mediterráneo.

Esos análisis también podrán servir para recabar más información acerca de las amenazas con las que se encuentra estos mamíferos marinos en la actualidad.

Científicos de la fundación están realizando al ejemplar joven de delfín listado, con 59 kilos peso y 1,84 metros de longitud, las pruebas necesarias y con el rigor exigido para poder obtener más información en relación con las causas de la muerte del animal, según un comunicado de la entidad.

El responsable del área de conservación del Oceanogràfic de València, José Luis Crespo, ha explicado que "cuando un animal de estas características llega a la costa, suele ser porque presenta algún problema grave de salud".

Los delfines, "a diferencia de las tortugas marinas, son animales que llegan muy débiles arrastrados por la corriente y, aunque en algunos casos es posible su recuperación y tratamiento con fines a su reintroducción, esto no siempre es así", según Crespo.

"No obstante, nuestra misión siempre es evaluar y atender al animal en todo momento para minimizar su sufrimiento y tratar de recuperarlo siempre que se pueda", ha indicado.

Ha precisado que "en casos como el de ayer, en el que el animal murió poco después de llegar a la playa, lo fundamental es investigar sobre las causas desencadenantes del fallecimiento".

El Oceanogràfic de Valencia ha destacado la acción ciudadana gracias a la cual se pudo recibir el aviso correctamente sobre el hallazgo del delfín y en qué punto concreto apareció varado.

Durante todo el año, la Red de Varamientos y el equipo de veterinarios del Oceanogràfic están disponibles para este tipo de situaciones a favor de la fauna marina, las 24 horas del día y los siete días de la semana.

El Oceanogràfic de Valencia, junto a la Cruz Roja, ha estado realizando durante el pasado mes de julio demostraciones en las playas de Gandía, Oliva, Guardamar del Segura, Xàbia, Alcossebre y Nules, donde se ha informado de una forma gráfica y práctica sobre cómo deben actuar los ciudadanos ante la presencia de un animal varado, principalmente tortugas marinas y delfines.

Los miembros de la Fundación Oceanogràfic han dado a conocer, además, la riqueza biológica del Mar Mediterráneo, así como la presencia de ciertas especies emblemáticas, y han concienciado al público acerca de las principales amenazas procedentes de la actividad humana.