Las Provincias

València, 1 ago (EFE).- La Conselleria de Sanidad ha iniciado los trámites para poder adquirir, una vez culmine el periodo estival, las dosis de vacunas necesarias para hacer frente a la temporada de gripe, unas 750.000 vacunas según sus previsiones y tras evaluar las campañas de vacunación de años anteriores.

La licitación del contrato ya ha sido publicada y está previsto que a principios de septiembre se adjudique el contrato, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

La vacuna antigripal estacional es una vacuna trivalente de administración anual cuya composición varía en función de las cepas que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda cubrir.

Para la temporada 2017-2018 la OMS ha recomendado en el hemisferio norte: una cepa similar a A/Michigan/45/2015 (H1N1)pdm09, una cepa similar a A/Hong Kong/4801/2014 (H3N2) y una cepa similar a B/Brisbane/60/2008 (linaje Victoria), indican las mismas fuentes.

Respecto de la temporada anterior 2016-2017, se ha producido un cambio de la cepa A/California/7/2009 (H1N1) por la cepa A/Michigan/45/2015 (H1N1), siguiendo las recomendaciones de la OMS.

Los virus de tipo A y B son los que habitualmente afectan a los seres humanos y ocasionan la gripe, y generalmente si la afectación se produce en una persona adulta sana la enfermedad suele durar aproximadamente unos cinco días, si no padece otra patología o factor de riesgo.

Los grupos de riesgo sobre los que se insistirá en la importancia de la vacunación contra la gripe para la próxima temporada 2017-2018 son las personas mayores de 60 años, los enfermos crónicos cardiovasculares o respiratorios, enfermos renales, inmunodeprimidos, diabéticos o con obesidad mórbida.

Asimismo, se incluyen mujeres embarazadas, trabajadores sociosanitarios, personas que cuidan a otros que pertenecen a algún grupo de riesgo, niños/as y adolescentes, de 6 meses a 18 años, que reciben tratamiento prolongado con ácido acetil salicílico, por la posibilidad de desarrollar un síndrome de Reye.

También se recomienda la vacunación a personas que trabajan en servicios públicos esenciales, con especial énfasis en los siguientes subgrupos: fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, bomberos, servicios de protección civil; servicios de emergencias sanitarias y trabajadores de instituciones penitenciarias y de otros centros de internamiento por resolución judicial.

Además, se recomienda vacunarse a viajeros internacionales, personas que están directamente involucradas en las tareas de control y erradicación de los brotes, y personas que viven y/o trabajan en granjas de aves donde se han notificado brotes, o se sospecha su existencia.