Las Provincias

Alicante, 1 ago (EFE).- El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha considerado hoy que el PP "quiere utilizar la educación como herramienta de campaña electoral permanente", ha abogado por "despartidizar" el debate de la educación y ha defendido la gestión del conseller Vicent Marzà y de todos los miembros de su gobierno.

Puig ha hecho estas declaraciones a los periodistas tras firmar el documento que nombraba oficialmente al nuevo vicepresidente ejecutivo de la Agencia Valenciana de la Innovación (AVI), Andrés García Reche, en un acto celebrado en el edificio PROP que la Generalitat tiene en la capital alicantina

El jefe del Consell ha abogado por "despartidizar" el debate de la educación en pro de "un gran acuerdo" que le aporte a este ámbito "certeza y estabilidad", para lo cual, según ha expuesto, es imprescindible la nueva ley valenciana de educación.

Según Puig, lo que quiere el PP es "intentar hacer de la educación un espacio de confrontación política y un cartel electoral".

Ha remarcado que el modelo que propone el decreto de plurilingüismo "está dando respuesta a lo que ha sido un enorme fracaso del PP", cuyo modelo educativo solo consigue que el 6 % de los niños valencianos que acaban la ESO tenga un conocimiento adecuado de inglés y el 36 % de lengua valenciana.

Para el president, la política educativa de su gobierno no produce "ninguna discriminación" y ha negado que tengan "una posición cerrada ni dogmática", sino que se revelan "delante de un fracaso estrepitoso del modelo del PP".

En esta línea, Puig ha señalado que "todo es siempre mejorable" y ha asegurado que van a seguir "hablando con todo el mundo".

Sobre la suspensión de la aplicación del decreto que afecta afecta a los matriculados para el próximo curso en Educación Infantil de 3 años tras una resolución del TSJCV, Puig ha afirmado que el Consell está estudiando la acción a tomar para garantizar un inicio de curso "con total normalidad".

Si bien no ha concretado cuál será esa medida, ha querido tranquilizar a los padres y madres de los alumnos afectados: "que tengan la certeza de que allá donde hayan matriculado a sus niños, podrán ir y tendrán la mejor escolarización posible".

"Quiero volver a reafirmar que el Gobierno valenciano lo único que quiere es que los niños valencianos, cuando acaben su etapa educativa obligatoria, sepan castellano, valenciano e inglés, porque eso condiciona la igualdad de oportunidades y nosotros lo único que queremos es garantizar la igualdad de oportunidades", ha subrayado Puig.