Las Provincias

Gandía , 1 ago .- Gandía ha suspendido durante un año las licencias de cambio de uso en la playa para evitar la pérdida de comercios y servicios en favor de espacios residenciales que se ha producido en la última década.

Según un comunicado del Ayuntamiento, el coordinador general de Urbanismo, Vicent Mascarell, ha informado hoy en rueda de prensa de la aprobación de la suspensión cautelar de licencias urbanísticas de división horizontal y autorizaciones para cambios de uso en playa del municipio.

Mascarell ha explicado que desde hace una década la zona de la playa esta sufriendo un proceso de "residencialización" provocado por las peticiones de particulares y empresas que solicitaban cambios de uso del suelo y el "pinchazo" de la burbuja inmobiliaria.

En consecuencia, los espacios destinados al comercio acaban convirtiéndose en residenciales y las viviendas antiguas terminan dividiéndose en otras de menor tamaño.

El coordinador general de Urbanismo ha explicado que la playa está diseñada y pensada para absorber un numero de habitantes concreto y que los estándares habilitados de luz, agua, zonas verdes y espacios comunes se pueden ver desbordados por ese proceso de "residencialización".

"Todo ello termina convirtiendo la costa de Gandía en una playa desvirtuada en la que poco a poco se van perdiendo los servicios (cafeterías, fruterías, quioscos) y es algo que no podemos permitir", ha aseverado.

Para Mascarell, una playa en la que para comprar algo tienes que coger el coche, con todo lo que ello comporta, "es una playa parada".

Durante el periodo de la suspensión de licencias, miembros del gobierno, técnicos, y representantes vecinales y del sector turístico abordarán la problemática y estudiarán las posibles soluciones que puedan ponerse en marcha.