Las Provincias

València, 1 ago (EFE).- La Federación de Vecinos de València ha lamentado que el colectivo fallero considere a los vecinos como el principal problema de las fiestas y ha reclamado que se fomente el diálogo ya que las quejas llegan cuando se producen "abusos".

La entidad ha indicado en un comunicado que todos los falleros son vecinos y muchos vecinos, incluso en la directiva de la Federación, son falleros, por tanto consideran "no debería resultar tan difícil entenderse y empatizar unos con otros", según su secretaria, Ana Cantero.

Cantero ha rechazado que los vecinos, o al menos la mayoría de ellos estén en contra de las Fallas, y ha argumentado que las quejas que reciben en la federación son en contra de algún incumplimiento concreto, no en contra de las Fallas.

Ante esta situación, la secretaria ha pedido a todas las partes "un esfuerzo para alcanzar consensos y una convivencia en paz", ya que mientras se cumpla la normativa, "no tiene por qué haber problemas".

Añade que la Federación valora la importancia de las Fallas para la dinamización de la ciudad de València en todos los sentidos, pero apuesta por buscar más espacios de debate y diálogo para analizar qué tipo de molestias pueden minimizarse y mejorar la convivencia sin que ello suponga un perjuicio para ninguna de las partes.

Al respecto, Cantero ha recordado que la Federación de Vecinos estará presente el próximo año en el grupo de trabajo que elabora el bando de Fallas, lo cual puede ser "un buen comienzo para alcanzar consensos y reducir la conflictividad".