Las Provincias

València, 01 ago (EFE).- La Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de Comisiones Obreras-PV ha elaborado un estudio sobre el empleo del sector público sanitario que indica que en 2016 hubo una reducción de 4.500 personas en la plantilla de la Conselleria de Sanidad.

El estudio, realizado a partir de microdatos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística (INE), ha registrado este descenso entre el primer trimestre de 2016 al último, lo que afecta directamente al aumente de las listas de espera, según el sindicado.

El estudio afirma que el empleo en la sanidad pública valenciana ha caído entre 2012 y 2016, ya que en 2012 se registraba un total de 60.900 personas asalariadas y en 2016 pasaron a ser 54.200 trabajadores.

CCOO ha considerado que las disminuciones de personal, como consecuencia de las políticas de austeridad impuestas desde el Gobierno central, están afectando directamente a los pacientes en cuanto a las listas de espera, ya que la espera quirúrgica se sitúa en 107 días de media en la Comunitat Valenciana, 9 más que en el informe de junio del año pasado, aunque en algunas especialidades asciende a 192 días, como es el caso de cirugía vascular.

Desde el sindicato ven necesario que la Conselleria haga una apuesta clara para potenciar el programa de autoconcierto, además del estudio e implantación de medidas estructurales para la reducción de las listas de espera.

Asimismo, han explicado que la tasa de temporalidad es muy alta en el sector público, y en la Comunitat Valenciana se ha mantenido en el 33,6 % entre 2012 y 2016.

Como consecuencia del envejecimiento de la plantilla, el personal fijo se redujo de 40.000 a 35.000 personas en 2016, a lo que se suma que, según CCOO, "las políticas de personal implementadas en los últimos años para engañar al presupuesto y la excusa de la tasa de reposición no han permitido la cobertura de los puestos por personal fijo".

Entre otros aspectos, el estudio destaca que en España las mujeres pierden empleo fijo y ocupan contrataciones más precarias en el sector sanitario, con una pérdida de empleo en la Sanidad Pública que se centra en las profesionales de entre 45 y 54 años.