Las Provincias

València, 1 ago (EFE).- El Ayuntamiento de Cullera reforzará las medidas de seguridad en el Medusa Sunbeach Festival ante la previsión de aumento de visitantes del 10 % .

Según han explicado en un comunicado la organización del evento y el Ayuntamiento de Cullera, del 9 al 15 de agosto se espera que 160.000 jóvenes lleguen a la ciudad costera para participar en el festival de electrónica, una cifra muy superior a los 16.000 visitantes que se registraron en la primera edición.

Por ello, el alcalde de Cullera, Jordi Mayor, ha anunciado hoy en la presentación del festival que la Policía Local redoblará sus esfuerzos ya que se aspira a que este año se convierta en el festival que mayor número de público asistente congregue de toda España.

Con ello, Mayor ha querido "dar mayor tranquilidad a los asistentes del festival y al resto de la ciudad" ya que Cullera pueda llegar a concentrar alrededor de 400.000 personas en esas fechas.

"La celebración del Medusa supone tener otra ciudad dentro de la ciudad. Nuestro compromiso es que el festival y el resto del municipio estén completamente atendidos", ha destacado el alcalde.

La Policía Local extremará los controles y aplicará medidas que eviten el colapso del tráfico; además aplicará una nueva estrategia para atajar la venta ambulante.

El alcalde de Cullera ha destacado que la organización y el Ayuntamiento trabajan de forma coordinada durante todo el año para que todo salga bien: "los técnicos municipales supervisan todos los planes de prevención", ha dicho.

La llegada de más visitantes también supondrá un impacto positivo para la economía local ya que las reservas hoteleras y de apartamentos para esas fechas están al completo.

Al mismo tiempo, Mayor ha recordado que durante esas fechas se reforzará el dispositivo sanitario con más recursos como un hospital de campaña para evitar la saturación del centro de salud de la localidad.

Además, ha enfatizado el hecho de que el evento reúne todas las comodidades para los asistentes; "Medusa es un producto único porque se diferencia del resto por aspectos como sus zonas de acampada, de aparcamiento o que está en primera línea de playa".

El recinto donde se celebra se encuentra en la esquina natural que forma la playa de Cullera y la desembocadura del río Júcar, con 250.000 metros cuadrados donde la zona de música puede llegar a albergar a más de 50.000 personas al día.

En lo que respecta al área de acampada, su capacidad es de 13.000 personas, una cifra mayor a la del año pasado ya que se ha ampliado el recinto en 10.000 metros cuadrados.

Por primera vez en las cuatro ediciones del festival, el escenario principal mirará hacia el río, y no hacia el mar, en un escenario que le ha costado a la organización un millón de euros y que contará con 120 metros de ancho y 30 de alto, equipado con 20 cañones de láser "Kvant", 20 salidas de llamas y 32 salidas de CO2, además de abundante pirotecnia.

Este escenario se llamará "Gorillaz Kingdom" y está hecho con piezas de arte fallero creadas por el artista local Fede Alonso, quién recreará un agreste paisaje selvático con dos cascadas que flanquearán la cabina del pinchadiscos, en consonancia con la temática de este año, "Jungle Carnival".