Las Provincias

Alicante, 18 jul (EFE).- El presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez (PP), ha opinado hoy que en el Gobierno valenciano se ha instalado "una sensación de que se les acaba el tiempo" y, por eso, "van a martillazos", a base de "decretos".

Sánchez ha hecho esta consideración en rueda de prensa al ser preguntado por la decisión del Tribunal Superior de Justicia valenciano de aceptar la medida cautelar que deja sin efecto la decisión de la Conselleria de Educación de suprimir el concierto en Bachillerato de los centros La Purísima de València y Domus de Godella.

"Se les acaba el tiempo y van a martillazos; martillazos que, para mí, es lo mismo que decretos, que no es la mejor forma de gobernar en el siglo XXI", cuando la gente está pidiendo "decisiones compartidas, consenso, participación ciudadana y acuerdos", ha manifestado el presidente de la corporación provincial alicantina.

Sánchez ha calificado también el decreto de plurilingüismo como "pseudodecreto" y ha asegurado que seguirán "defendiendo que haya una buena oferta de educación concertada".

Igualmente, se ha alzado en defensa de "la libertad de los padres a elegir la educación de sus hijos", de la educación pública y de "los derechos fundamentales de los niños", los cuales "se veían afectados en la provincia" por el citado decreto.

"Este modelo de sociedad no les gusta, ya lo han dicho muchas veces y quieren cambiarlo; lo que entre todos los españoles y todos los valencianos hemos construido con mucho consenso y acuerdo durante más de 40 años, ellos quieren desmontarlo en cuatro", ha afirmado.

Por otra parte, como respuesta a una declaraciones realizadas el pasado viernes por la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, en las que le animó a que se dedique "a sus competencias" provinciales, Sánchez ha dicho: "Eso estoy intentando; si me deja, porque como quiere que me preocupe también de lo suyo, pues, hombre, es complicado".