Las Provincias

València, 18 jul (EFE).- La sociedad pública Plan Cabanyal-Canyamelar ha iniciado el proceso para que los propietarios que fueron expropiados por el PEPRI de El Cabanyal-Canyamelar, puedan recuperar sus antiguas propiedades abonando el valor del bien que fue expropiado ajustado con los índices de precios al consumo.

Según un comunicado de esta sociedad, los anteriores propietarios deberán dirigirse a la administración indicando que quieren que sus bienes sean revertidos, y para ello cuentan con un plazo de tres meses a partir del momento que se lo comunique Plan Cabanyal-Canyamelar.

El Ayuntamiento de Valencia encargó el pasado 23 de junio a Plan Cabanyal los procedimientos de reversión de los bienes que fueron expropiados, que están previstos en la Ley de Expropiación Forzosa de 1954.

Una vez los expropiados hayan manifestado su interés, la sociedad pública realizará la actualización de la valoración del bien, que será la cantidad que deberán abonar a la administración, para recuperarlo.

Esta decisión llega un año después de que el Acuerdo del Consell de 8 de julio de 2016 suspendiera el plan de reforma del barrio y aprobase las Normas Urbanísticas Transitorias de Urgencia, lo que supuso dejar sin efecto la prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez.

Esta circunstancia hizo innecesario mantener expropiadas las propiedades privadas de la calle San Pedro, destinadas a un fin que ya no existe.

A su vez, se encuentra pendiente que la Comisión Territorial de Urbanismo de la Consellería de Vivienda deje sin efecto los expedientes expropiatorios que se iniciaron por el Consell en 2007, cuando desde el año 2009, en que se promulgo la Orden de Cultura, el Ayuntamiento de Valencia conocía perfectamente la imposibilidad de seguir expropiando.

"No existe ninguna razón para que sus actuales propietarios tengan en el registro de la propiedad una anotación que indique que su bien se encuentra sometido a expropiación", han señalado fuentes de la sociedad pública.

La Comisión Territorial de urbanismo espera que el consistorio le solicite el archivo de dichos expedientes expropiatorios, acuerdo este, que según fuentes municipales, se producirá en breve.

Según ha declarado la sociedad pública, "hasta el momento solo se ha solicitado una reversión, pero lo importante es que se puedan aclarar las situaciones jurídicas de todos los afectados".

Por otra parte, aquellos bienes que no retornen a sus antiguos propietarios, pretenden ser rehabilitados o reedificados para ir recuperando el paisaje urbano, que ha sido destruido en estos años de derribos aleatorios y abandono intencionado de las viviendas que se adquirían".