Las Provincias

València, 18 jul (EFE).- La presidenta del Partido Popular de la Comunidad Valenciana (PPCV), Isabel Bonig, ha señalado que el Gobierno del Botanic está "enrocado en el pasado" y ha instado a los alcaldes, portavoces y militantes del PP "a hablar de futuro y libertad a los valencianos para que en 2019 vuelva la esperanza a la Comunitat Valenciana".

Bonig se ha manifestado en estos términos durante una cena de partido celebrada anoche en Manises, donde ha recordado que la libertad ha sido siempre un valor de la Comunitat, pero que "ahora solo se habla de pasado" y, en el PP, "tenemos que decirles a los valencianos que en 2019 sus hijos podrán crecer en una tierra donde siempre se respetará la libertad".

Bonig ha puesto en valor municipios que, como Manises, cuentan con numerosos militantes del PP que "han estado a pie del cañón en los momentos complicados y duros cuando, a pesar de ganar las elecciones, un pacto de perdedores, retiró al PP del Gobierno".

Desde entonces, ha añadido, el PP "ha sabido reflexionar y levantarse y han bastado dos años para que la gente vuelva a mirar al PP como la única opción de Gobierno".

La presidenta del PPCV ha criticado que Puig insista en "levantar la hipoteca reputacional del Consell" cuando su vicepresidenta "no puede atender a los menores, ni a los dependientes pero sí puede ir en horario de trabajo a televisiones para criticar la situación de la Comunitat".

En esta línea, ha denunciado que "ahora que les toca decidir y gestionar, todo son llantos y lamentos", mientras que no hablan de la herencia que van a dejan en infraestructuras porque "lo tapan" con "la crítica, el llanto y las culpas a Madrid".

Bonig ha criticado que el Consell, que "vino a rescatar a personas", tenga una vicepresidencia con 12 asesores que "nos cuestan a los valencianos 200.000 euros" y aún no haya construido ni un solo centro de salud, ni un colegio ni un hospital".

En ese sentido, ha alertado de que hay más de 18.000 dependientes en lista de espera para ser evaluados y 7.000 valencianos en listas de espera para ser atendidos en un hospital de la Comunitat.

"Mientras tanto, se quitan conciertos o se intenta imponer una lengua, destinan 380 millones de euros para crear chiringuitos y colocar a los suyos", ha denunciado.

Por ello, ha instado a Puig y Oltra a que piensen en "destinar los 7,5 millones de euros en las personas en vez de gastarlos en reformar la consellería de Hacienda".