Las Provincias

Alicante, 18 jul (EFE).- Una juez ha archivado la querella presentada por siete familias con hijos menores a su cargo por el corte de luz permanente que sufren en las viviendas donde residen de alquiler, en la urbanización El Tosal de la Cometa, en Calp (Alicante), según se recoge en un auto al que ha tenido acceso Efe.

Los querellantes sostienen que esos hechos son constitutivos de delitos de estafa, coacciones y defraudación del fluido eléctrico, y acusan de ellos a las empresas inmobiliarias que les alquilaron las casas.

Sin embargo, el Juzgado de Instrucción número 2 de Dénia ha sobreseído provisionalmente la causa a la espera de que otro magistrado determine si los querellantes "ostentan título válido que les habilite para el uso y disfrute" de sus viviendas, en el marco de un procedimiento de ejecución hipotecaria.

Los hechos se remontan al pasado 22 de marzo, cuando toda la urbanización El Tosal de la Cometa se quedó sin fluido eléctrico, dejando a las siete familias que residen en ella en una "situación extrema", de acuerdo con la querella.

Los afectados se dirigieron a Iberdrola y ésta les comunicó que la luz figuraba como cortada en ese lugar desde 2012.

Todos los inquilinos habían suscrito contratos de arrendamientos con las tres empresas propietarias de los inmuebles y alguno de ellos llevaba residiendo en la urbanización desde 2013.

Pagaban el suministro de agua, pero no el de luz eléctrica que llegaba a sus casas porque éstas carecían de cédula de habitabilidad y no existían contadores individuales en la urbanización.

Las viviendas ya no pertenecen a las tres mercantiles con las que firmaron los contratos de alquiler, sino a una cuarta sociedad en virtud de un procedimiento por los impagos de las hipotecas.

El 15 de noviembre de 2016, una comisión judicial se personó en El Tosal de la Cometa para ejecutar ese proceso hipotecario y entregar las casas a la nueva propietaria, pero la diligencia quedó suspendida al comprobarse que en ellas vivían menores de edad.

El juzgado instructor de Dénia ha archivado provisionalmente la querella a la espera de conocer si los inquilinos tienen derecho a permanecer de alquiler en las casas.

De acuerdo con el auto, que está fechado el pasado 13 de junio, solo entonces se podrá "entrar a valorar si se ha podido o no cometer delito por los denunciados o, por contra, se trataría de una situación irregular de hecho consentida por los denunciantes".

Según la juez, los querellantes admiten "en su denuncia que la urbanización carecía de contadores de luz y de cédulas de habitabilidad" y, a pesar de ello, "fueron arrendadas".

La abogada de los afectados, Mariana Ivanov, ha informado a Efe de que ha recurrido la resolución porque, según ha dicho, la instructora no ha practicado ninguna diligencia de investigación, ni ha recabado el dictamen de la fiscalía.