Las Provincias

València, 17 jul (EFE).- Dos inspectores de la Policía y el primer juez de Violencia sobre la Mujer de València han expuesto su punto de vista sobre la situación de las mujeres víctimas de violencia de genero en la Comunidad Valenciana y los dos primeros han concluido que el sistema judicial es "perverso" en casos de baja intensidad.

Los tres han participado en un Curso de Verano de la Universidad Católica de València (UVC) sobre ciencia policial aplicada a diversos ámbitos delictivos, más concretamente aquellos que engloban la violencia de genero.

El inspector jefe de la Unidad de Familia y Mujer de Policía, José Asunción, ha asegurado que "es fundamental denunciar y visualizar los casos de violencia; el número de denuncias se ha multiplicado en toda España en este primer trimestre y esto significa que las mujeres que antes se escondían nos ven como un servicio cercano".

Para ello, la inspectora jefa de la Unidad de Familia y Mujer de Policía, Ana Blas, ha recomendado que como principales medidas "la prevención, la información y, sobre todo, la educación en igualdad: que los niños aprendan las conductas que son violencia de género y las rechacen".

Ambos, han reconocido que el sistema judicial es "perverso" en el sentido de que "el agresor, si ejerce una violencia de baja intensidad, necesita muchas denuncias para entrar en prisión, lo que acaba minando el ánimo de la víctima".

En este sentido, "la labor de la policía es apoyar y animar a la víctima durante el largo proceso judicial y ayudarla para que acabe en una condena de cárcel".

En la sesión, también ha participado el magistrado del juzgado nº 1 de Violencia contra la Mujer de València, José María Gómez, quien ha asegurado que "para frenar estos delitos es básica la coordinación de todos los operadores jurídicos para detectar los casos de un riesgo extremo o muy alto".

El ponente ha reconocido que en València se ha elaborado un protocolo para intentar mejorar la actuación de todos estos operadores jurídicos.

"Las oficinas de atención a la víctima mantienen un contacto estrecho con los juzgados y las unidades especializadas de la policía procuran reunirse con los jueces para ver de qué manera se pueden detectar los casos que acaban derivando en una muerte violenta", ha explicado José María Gómez.