Las Provincias

Torrevieja , 20 jun .- La Guardia Civil de Alicante ha detenido a tres personas en Crevillent y Torrevieja acusadas de varios delitos de robo con fuerza y hurtos en interior de vehículo, realizados mediante el método del "pinchazo", según ha informado la Benemérita en un comunicado.

Este mecanismo consiste en pinchar o desinflar el neumático del coche, esperar a que el propietario regrese y, tras advertirle del problema y ofrecer su ayuda, sustraerle las pertenencias del interior aprovechando su distracción.

Uno de los arrestados, un marroquí de 33 años, habría cometido en este segundo trimestre siete robos con fuerza y trece hurtos. Los otros dos cómplices, argelinos de 38 y 45 años, le habrían acompañado en distintas ocasiones.

Este tipo de delitos se han producido con mayor asiduidad en aparcamientos de zonas comerciales y áreas de descanso de las localidades de Torrevieja y Crevillent. Su objetivo principal eran extranjeros que pudieran estar de paso.

Dado el aumento de este tipo de robos, el pasado marzo la Guardia Civil puso en marcha diversos operativos de seguimiento para cercar a los responsables de estos delitos, centrados principalmente en dichas localidades, donde los agentes realizaron una intensa labor de investigación a través del visionado de cientos de horas de cámaras y varios servicios de espera en vehículos camuflados para identificar y detener a los autores.

En uno de esos seguimientos, realizados en Torrevieja, los agentes observaron a un hombre manipular el neumático de un vehículo estacionado y, posteriormente, esconderse junto a su cómplice en otro vehículo en el centro comercial. Tras acercarse a sus víctimas, les detuvieron in fraganti.

Estas dos personas, un marroquí de 33 años y un argelino de 38, fueron puestos a disposición judicial a finales del mes pasado acusados de nueve delitos de hurto y un robo con fuerza, todos en interior de vehículo, en la zona de Torrevieja.

No obstante, quedaron en libertad con cargos y, según las investigaciones, el marroquí continuó con su carrera delictiva utilizando el mismo método junto a otro cómplice.

Así, la Guardia Civil de Crevillent lo reconoció en varios visionados de cámaras de centros comerciales y lo descubrió, junto a otro argelino de 45 años, cuando fracturaban la ventanilla de un coche.

El marroquí volvió a ser detenido, junto a su cómplice, como presuntos autores de seis robos con fuerza y siete de hurto en interior de vehículo en Crevillent. Ambos pasaron a disposición judicial y quedaron en libertad con cargos.

La cantidad de dinero sustraída a sus víctimas asciende a un total de 13.000 euros en efectivo, 500 libras esterlinas, 9.000 euros en aparatos de telefonía móvil, 1.700 euros en gafas, 1.500 euros en dispositivos electrónicos y 2.000 euros en gastos de reposición de ruedas.

Hasta el momento, y gracias a las dos últimas detenciones, no se han vuelto a recibir denuncias de este tipo de delitos en la zona sur de Alicante.

Entre los tres detenidos suman en la base de antecedentes policiales un total de 182 delitos, en su mayoría contra el patrimonio.

El cabecilla del grupo, el marroquí de 33 años, tiene diez identidades diferentes registradas y ya fue detenido a principios de año por la Guardia Civil de Altea por 22 delitos relacionados con el método del pinchazo.